• cielo claro
    21° 10 de Diciembre de 2018
hcd-san-pedrojpg

$ 96 mil por concejal: ¿por qué en San Pedro cobran el máximo posible?

La semana pasada los concejales aprobaron su presupuesto para el año que viene. Allí quedó ratificado que percibirán el máximo posible de dieta: tres sueldos y medio de un empleado municipal ingresante con 40 horas semanales. La ley dice que ese el máximo de la escala y que el 50 % es el mínimo.

En San Pedro rige una ordenanza que ningún concejal puso en tela de juicio hasta el momento. En tiempos de "ajuste de la política", nadie exploró otras posibilidades. De la suma de las dietas para conformar el presupuesto se desprende que cada edil cuesta casi 96 mil pesos al mes. Trelles, Sánchez y Pando, los que publicaron lo que ganan de bolsillo.

Desde el sábado pasado que el Concejo Deliberante aprobó su presupuesto sin que ninguno de sus integrantes dijera nada respecto de la dieta, el tema es materia de debate y polémica en todos los ámbitos.

Cada concejal cuesta casi 96.000 pesos por mes es irrefutable: el presupuesto es de 33,5 millones; fue confeccionado en base a la opción que dice que será resultado de "la suma resultantes de la dieta votada y SAC (sueldo anual complementario), incrementada con el aporte patronal (jubilación, obra social)" más "un 50 % para cubrir el resto".

Si el presupuesto total del HCD es de 33,6 millones es porque la sumatoria de las dietas, aguinaldos, aportes, etc. da casi 22,5 millones. Eso es lo que cuesta al pueblo sampedrino pagarle sus sueldos a los concejales. Con el aguinaldo, que también lo cobran, son 13 dietas para 18 concejales. La cuenta da un promedio de 95.758 pesos por cada edil.

Los concejales no se aumentaron el sueldo: lo que hicieron fue ratificar que seguirán cobrando lo máximo posible, sin discutir ni siquiera que podrían renunciar para cobrar dos tercios y que el Estado no tenga que pagar sus cargas sociales y aguinaldos.

Cada vez que votan su presupuesto los concejales ratifican, al no ponerla en discusión, una ordenanza que rige desde 2004 y que dice que los honorables ediles sampedrinos votarán el máximo posible de dieta: tres sueldos y medios de un municipal de 40 horas.

La Ley Orgánica dice que los municipios con la cantidad de habitantes que tiene San Pedro deben tener 18 ediles y que cada uno cobrará una “indemnización” por ocupar ese cargo: la dieta. Esa dieta se calcula según el sueldo de un empleado municipal de 40 horas. Pueden ser tres veces y medio ese salario,  como máximo o la mitad de la escala, 1,75, como mínimo. También pueden elegir no cobrar.

Los nuestros, siempre, eligen el máximo posible y esta composición no fue la excepción. Eso ratificaron cuando votaron el jueves: percibir una dieta de 3,5 veces el sueldo municipal de un empleado de 40 horas. Por supuesto, cada aumento que logran los trabajadores en arduas negociaciones paritarias los beneficia.

La Ley Orgánica también dice que la dieta se cobrará “salvo manifestación expresa en contrario prestada en forma fehaciente y personal por el interesado”. Es decir, cualquiera de los 18 representantes del pueblo puede renunciar a percibir ese dinero. Algo que no hace  ninguno: los que cobran importantes jubilaciones, sueldos de sindicatos, varios cargos docentes, son titulares de comercios, profesionales o empleados en relación de dependencia.

Los concejales tienen la posibilidad de modificar cuánto van a cobrar. La tienen todos los días, sí. Pero mucho más la tienen cuando se disponen a debatir su propio presupuesto, conformado precisamente en base a lo que perciben como “indemnización” por su tarea. Ninguno hizo planteo alguno antes ni durante la sesión.

La dieta "pura", los tres sueldos y medio de un empleado municipal que los concejales eligen cobrar, fue en la última liquidación de casi 55.500 pesos. Con el aumento del 8 % que lograron los trabajadores, el mes que viene rondará los 60.000 pesos.

A esa "dieta pura" deben sumarse las cargas sociales, que engrosan el costo de cada concejal. Lo que cada  uno percibe de bolsillo varía según el caso, ya que depende de las deducciones de impuestos, la antigüedad que posean, etc.

El Ejecutivo tiene como política de transparencia exponer públicamente las liquidaciones mensuales de sus funcionarios. El Concejo Deliberante dominado por Cambiemos desde 2015 y por miembros de esa alianza desde mucho antes, nunca se sumó.

Se invitó públicamente a los concejales a poner a disposición de sus representados sus recibos de sueldo para contarles a la comunidad cuánto es lo que perciben de bolsillo de esos 95.758 que le cuestan al pueblo.

Hasta el momento, los únicos que se conocen son los de los concejales del Frente para la Victoria - Unidad Ciudadana Rodolfo Trelles y Florencia Sánchez, y el del edil de Cambiemos y presidente de la UCR, Martín Pando.

Trelles es docente  jubilado, por lo que sería incompatible que cobre el total de la dieta y se acogió a la letra de la ley que establece que perciba dos tercios, sin que esté sujeto a aportes y sin cobrar aguinaldo. Según la última liquidación, dos tercios de la dieta equivalen a alrededor de 36.600 pesos.

Sánchez, por su parte, es la única concejala que pidió licencia sin goce de sueldo en su empleo en el Ministerio de Seguridad provincial para dedicarse exclusivamente a la tarea legislativa. El lunes, ante la polémica suscitada por el costo de los ediles, remitió una copia de su recibo de sueldo a La Opinión. Su sueldo neto fue, en la liquidación de agosto cobrada en septiembre, de alrededor de 43.000 pesos.

Martín Pando asumió como concejal en diciembre de 2017. Hasta ese momento fue secretario legislativo del Concejo Deliberante. Electo por primera vez en 2009, tiene ocho años de antigüedad, por lo que una vez hechas las deducciones de aportes, impuestos a las ganancias y aportes a su partido, percibe en mano alrededor de 45.000 pesos.

Si todavía no recibís las notificaciones de PRIMERA PLANA, mandanos un Whatsapp al 2477.506005 con la palabra ALTA y pasarás a formar parte de nuestra base de datos. ¿Más fácil? Hacé click en el siguiente enlace http://bit.ly/2tCrZxJ.