• algo de nubes
    17° 24 de Septiembre de 2018
abusojpg

¿Cómo es "El Centro Integral para Mujeres"? El refugio para las víctimas de violencia de género

El espacio fue inaugurado el 17 de julio del año 2013, con fondos Municipales. Tres años después, en el año 2016, con un subsidio Provincial se mejoraron las condiciones edilicias del lugar en el marco de la Red de Hogares de Protección Integral (HPI). El centro les brinda a diario abrigo a muchas víctimas que se encuentran en situación de riesgo de muerte. PRIMERA PLANA lo recorrió por dentro. Fotogalería.

El centro depende de la Dirección de Asistencia a la Mujer y la Familia, su directora Romina Yaryura, dialogó con PRIMERA PLANA sobre cómo surgió el programa y el modelo de refugio para la ciudad: “Hicimos un trabajo de investigación, tuve la suerte de viajar a Brasil, en el marco de las Mercociudades y pude conocer algunos refugios, como funcionaban y su dinámica. Esa información nos ayudó a tener una visión de cómo se podía implementar en Pergamino. En ese momento, no había experiencia para formar un refugio en la Argentina”, comentó.

El primer centro fue inaugurado el 17 de julio del 2013, hasta el momento se realizaban intervenciones en casos puntuales: “La problemática de la violencia de género hace 5 años era otra, con mucha menos difusión que la que tenemos hoy en día pero se había puesto un guiño en la agenda pública gracias a la lucha de algunas organizaciones de mujeres, dentro de los partidos políticos y en los medios, que empezaron a tratar el tema con mayor profundidad”, añadió.  

Luego, la coordinadora comentó sobre la labor que realizan a diario para llevar el programa adelante: "En nuestra ciudad hay un solo refugio para mujeres víctimas de violencia de Género. Recurso fundamental en casos de extrema vulnerabilidad y riesgo. El tiempo que nos lleva cada caso varía según la problemática, tuvimos algunos que estuvieron 3 días y otros que llegaron a estar más de 40. Hasta en tanto no se apliquen las medidas dictadas por la Fiscalía o el Juzgado de Familias. Hay un reglamento de más de 50 artículos, que definen la lógica de intervención, la admisión, causales de exclusión, los plazos y es la base con la cual trabaja todo el equipo”, explicó Yaryura.

Respecto a la dinámica para albergar a las personas, añadió: “Cuando ingresa una familia o una persona acá, estamos abocados 24 horas. Tratamos de que se sientan como en su casa, pedimos colaboración a las escuelas para que los chicos continúen con sus tareas pedagógicas, la gente de Risopatía también colabora muchísimo con nosotros. Las mujeres llegan a través de comisaría de la mujer luego de radicar denuncia. O a través de un llamado al celular de guardia por derivación, se entrevista con la psicóloga y a partir de ahí, hacen la denuncia dentro de los 48hs.”

Por otro lado, destacó la importancia de brindar ayuda dentro de situaciones complejas y con un alto riesgo de muerte: “El refugio es algo muy importante para ellas, porque llegan cuando se agotan todas las instancias. Cuando no hay familiares, amigos o vecinos, es cuando aparece el refugio como opción. Nuestra misión como operadores es encontrarles un vínculo sano afuera que va a ayudar a sostener a la mujer.”

Por último, expresó sus deseo sobre cómo debería funcionar El Centro Integral para Mujeres en Pergamino. Actualmente, el equipo que trabaja en el Centro integral para mujeres víctimas de violencia de Género es el mismo que lleva adelante las intervenciónes y/o asistencias en la Dirección y eso complica muchas veces, las tareas laborales: “Nos gustaría que haya un equipo especial itinerante afectado al refugio, principalmente. El equipo que funciona ahora es el mismo de la Dirección de Asistencia a la Mujer y la Familia, entonces, muchas veces hay que dejar parte de ese trabajo para atender un caso”, finalizó.

Si todavía no recibís las notificaciones de PRIMERA PLANA, mandanos un Whatsapp al 2477.506005 con la palabra ALTA y pasarás a formar parte de nuestra base de datos. ¿Más fácil? Hacé click en el siguiente enlace http://bit.ly/2tCrZxJ.