• cielo claro
    23° 25 de Octubre de 2020
cole-privadojpg

¿Cuál es la realidad de los colegios privados en nuestra ciudad?

Un relevamiento realizado por una de las asociaciones del sector expone una situación de creciente preocupación

La dramática situación de los colegios privados quedó plasmada en la última encuesta realizada por una de las cámaras con mayor cantidad de servicios educativos. Ese informa marca una actualidad “negativa”, con serias dificultades para afrontar el pago de los salarios, deudas y un horizonte más alarmante todavía, después de las lejanas previsiones respecto del regreso a las clases presenciales.

En Pergamino, la situación de los colegios es similar a la de la mayoría de la Provincia de Buenos Aires. A ese panorama se le suma que todas las instituciones educativas sufren primordialmente morosidad en el pago de aranceles.

Instituto Comercial Gianelli

Cuenta con una matrícula de 357 alumnos de 1º a 6º año. En sus comienzos tenía solo una división, pero en los últimos años el crecimiento y la demanda de vacantes obligo a que se debieran abrir cursos para responder a las solicitudes.

“Nuestro establecimiento educativo es público de gestión privada, por lo tanto recibimos el aporte del Estado para pago de sueldos del personal docente, pero de solo algunos cursos, no de los que se fueron abriendo en los últimos años; de 3º a 6º B no se recibe aporte estatal, por eso los sueldos de los docentes, que dictan clases en esos cursos, deben ser pagados por el colegio con el ingreso de las cuotas de los alumnos que es de aproximadamente 2.000 pesos mensuales”, señaló el director Mariano Díaz a PRIMERA PLANA.

“Debido a lo que hoy enfrentamos a causa de la pandemia, la situación se ha puesto cada vez más complicada y se hace cuesta arriba poder juntar el dinero para los pagos de los sueldos de los docentes y el mantenimiento del edificio que también se realiza con el ingreso de cuotas”, agregó.

Desde el Instituto Comercial Gianelli analizan distintas alternativas para mejorar la realidad, pero la más dolorosa “es la de tener que cerrar cursos sin el aporte del Estado para reducir gastos”, sostuvo Díaz.

Colegio San Agustín

El 13 de marzo se suspendieron las clases y en principio, tuvieron que trabajar con un sitio web y cuadernillos que se fueron enviando desde las distintas áreas hasta que se pudo armar un formato de Classroom, que permite subir todos los videos explicativos y actividades donde los estudiantes hacen las devoluciones.

“En mayo logramos armar y explicar a las familias y docentes el uso del Zoom. Los chicos tienen clases todos los días, tanto primaria como secundaria, de todas las áreas. No la misma carga horaria de las horas que están en clases pero si pueden ver todas las materias”, sostuvo Miriam Ganem, directora del establecimiento, que cumplirá 10 años en 2021.

El 100 por ciento del alumnado está cubierto con clases virtuales. “Si hay algún chico integrado, lo hace acompañado de maestros integradores”, aclaró.

En cuanto a la situación económica, muchas familias quedaron aisladas, sin poder ejercer su profesión y otras sufrieron recorte salarial. “Se escuchó a quienes hacían falta pero en realidad estamos cumpliendo con la normativa que llego desde el Ministerio de la Nación que aun no pudiendo abonar la cuota, las clases nunca pueden dejar de darse”, subrayó la titular de San Agustín.

Desde el Colegio continúan abonando los sueldos de los 70 empleados, entre docentes y no docentes, sin aportes del Estado. “Nosotros somos una de las tres escuelas de Pergamino y de la región que no tiene ninguna subvención estatal. Acá depende de las cuotas que paguen las familias”, añadió Ganem a PRIMERA PLANA.

“Se hace mucho esfuerzo para poder cumplir con todo lo necesario en cuanto al mantenimiento de los sueldos, el pago de cargas sociales, impuestos, los servicios y además, un importante alquiler. Somos el único colegio que tenemos ese agregado”, indicó.

En cuanto a la baja de alumnos “no fue  significativa, fueron solo 3 en los 6 meses”. La cuota mensual es la misma que se programó en diciembre para abonar en febrero y, además, no se cobra el recargo habitual pasado el primer vencimiento. “Sí hubo aumentos docentes, aunque tuvo que ver con una cláusula gatillo pendiente de la gestión anterior. Después por paritarias de esta gestión se había pautado un aumento en abril y otro en junio, con el pago de aguinaldo. Eso se vio reflejado en los sueldos y es más dificultoso el no poder tocar el tema cuotas”, precisó la directora de San Agustín.

Por otro lado, confirmó que el establecimiento “ya está recibiendo llamados para las inscripciones de cara al 2021. Esperamos ansiosos el regreso a clases”.

Si todavía no recibís las noticias de PRIMERA PLANA en tu celular, hacé click en el siguiente enlace https://bit.ly/2XQOP1I y pasarás a formar parte de nuestra base de datos para estar informado con todo lo que pasa en la ciudad y la región.