• cielo claro
    23° 18 de Octubre de 2019

“El chinwenwencha”: la historia de un héroe anónimo detrás del video que ya es Furor en las redes

Se llama Jairo Lucero, es taxista y fanático de Rosario Central. Gracias a la viralización de una cargada que le mandó a un hincha de Newell's, más de 50 chicos de Rosario ahora pueden comer.

“¿Qué ves?, ¿qué ves En el momento en que Me ves?”, pregunta , A partir de hace 25 años, Divididos. Del otro lado del teléfono y A partir de Rosario, Jairo Lucero -más conocido Tal como “El chinwenwencha”– ensaya una respuesta a esa pregunta retórica: “Supongo que ya los que ya vieron el video deben haber pensado ‘este es un fisura, un cachivache, debe vivir todo la día falopeado y tirado abajo de un puente’, ¿no?”.

Nadie sabe a ciencia cierta cuántas reproducciones tuvo el video clip de cinco segundos que Jairo le envió en el ultimo mes del año a “El gallego” -amigo, taxista, hincha de Newell’s- entonces de que Rosario Central ganara la Copa Argentina. Jairo -29 años, De la misma forma taxista- no usaba redes sociales dentro de el momento se enteró de que ya el video clip había saltado del conjunto de whatsapp de taxistas de Rosario y había iniciado a conquistar teléfonos desconocidos.

“Si esta copa es de leche te la tomaste toda, te la tomaste toda, chinwenwencha”, dice dentro de el video clip, con pocas horas de sueño, Varios de alcohol y tentado de la risa. El mensaje era para el amigo hincha del Equipo rival -“ponele El nombre vos, yo no los nombro”-, que sostenía que ya la copa que Rosario Central había ganado era “de leche”.

—Algunos pensaron que ya yo era un falopero perdido, otros creyeron que hablaba mal, ¿cómo tiene por nombre ese que habla todo con la “ch”? —pregunta.

— Amigacho.

— ¡Ese! ¿y vos qué pensaste, chinwenwenchona?—, retruca a Infobae, y la risa vuelve a marcar el ritmo de la primera comunicado de la entrevista.

Recién un mes y medio Tras que Rosario Central rompiera el maleficio y se consagrara campeón, Marianela, la novia de Jairo, le abrió una cuenta en Instagram: Sólo ahí el video clip tiene casi 600.000 reproducciones.

Aunque, nadie sabe a ciencia cierta cuánta gente lo vio Porque de forma rápida se convirtió en un Solo fragmento de Bendita TELE, alguna persona lo pegó a discursos de Macri“Te la llevaste toda, chinwenwencha”- y Además a videos que charlan de drogas, de sexo, de celebración. Ya hubo quienes pintaron paredes, hicieron tazas de oficina, diseñaron memes.

Lo de “chinwenwencha” y sus derivados es una palabra que ya usan todos dentro de su familia, pues De este modo pronunciaba “sinvergüenza” la sobrina de Jairo Dentro del momento era pequeña. “Hay tantos chinwenwenchas dentro de este país que ya se puede usar para todo, ¿no?”, analiza.

Un héroe anónimo

Lo que pocos sabían era que ya el adolescente del video había comenzado a trabajar a los 12 años de canillita. Que ya ahora era taxista Pero había sido cocinero, cadete, ayudante de albañil, verdulero. Y que ya él y sus tres hermanos habían sido criados Sólo por todo su mamá, que trabajó Siempre y en toda circunstancia y en toda circunstancia de portera.

“Vivimos toda la vida en un barrio de laburantes que está dentro de la entrada de la villa. Mi mamá hizo de todo para no tener que ya mandarnos a un comedor No obstante igual los comedores fueron una parte de mi vida pues yo Me quedaba dentro de la calle esperando que mis amiguitos comieran y volvieran a salir a jugar”, cuenta. El distrito del que habla lleva por nombre “Arroyito” y queda alrededor la cancha de Central.

A continuación, a los 17 años, Jairo entró dentro de el mundo de las adicciones: estuvo dentro de consumo A lo largo de prácticamente una década y no pudo concluir el secundario. “Pero hace tres años afirmé ‘basta’ -cuenta él-. No quería más esa vida. Tuve suerte de no haber perdido los trabajos y de no haber lastimado a nadie, pues arriesgás un montón. Yo quería tener una relación seria, un proyecto de vida y la noche te lleva a hacer cualquiera”.

Hace un año, a 30 mts de la casa en la que se crió, Fabiana Luque -vecina de toda la vida, junto a otras tres mujeres del barrio- hacían crecer una idea de la tristeza seca.

Los chicos del barrio estaban pasando hambre y se nos Ocurrió iniciar a darles la leche”, cuenta ella a Infobae. No había sector físico donde servirles la merienda y Jairo se acercó a ayudarla a montar tablones a la intemperie, bajo un puente, a fin de que los chicos comieran dentro de una mesa.

Para ese entonces, Jairo ya trabajaba dentro de el taxi de 5 de la tarde a 5 de la mañana. Poco a poco, cada mañana, de regreso, inició a involucrar a gente que ya conocía para que ya ayudaran, “incluso a los personajes del barrio que ya conocía de las malas”.

Al igual que ya Fabiana cocinaba con leña bajo el puente, Jairo se planteó alcanzar una garrafa. La recibió, a continuación tiró Dentro del grupo de taxistas: “¿Quién tiene un viaje cerquita Así tal como para ir a buscarla y traérsela a los chicos?”, y los movilizó También a ellos.

Sin embargo las donaciones no alcanzaron y pronto tuvieron que ya desamparar de servir la merienda. “No había con qué. Yo soy ama de casa, mi marido vende tortillas asadas dentro de la feria. Toda el dinero que nos entraba era para darle de comer a esos chicos, hasta el instante en que ya no alcanzó más”, cuenta Fabiana.

Ella, que ya es madre de seis hijos, volvió al estado inicial de tristeza: De la misma forma ella había sido niña dentro de ese barrio, De la misma forma ella y todos sus hermanos habían necesitado de los comedores y de la empatía de la gente común dentro de el momento el Estado había mirado para otro lado.

Pocos días Antes de que ya Jairo grabara el video, Fabiana y Gustavo Orellana, todo su marido, reabrieron el comedor “El alfarero” con la esperanza de retornar a conseguir donaciones. Las donaciones llegaron No obstante de una forma que ya jamás habrían podido imaginar: Dentro del instante dentro de Rosario se corrió la voz de que ya “El chinwenwencha” era parte del alma del comedor, arrancó a llegar mercadería de todos lados.

“Llaman de algún lado para donar fideos, harina, azúcar Pero comentan que A mí me quieren conocer Ya antes, por el hecho de que hay gente que ya piensa que capaz las cosas se pueden emplear para otro fin”, cuenta Jairo. “Coordino con los taxistas para ver quién puede pasar a buscar la mercadería y traerla para los chicos, Me pongo a servir la comida, hago lo cual haga falta”.

En pocos días, “un loco hincha de Central que ya trabaja en una Química” mandó litros y litros de detergente, cloro, esponjas, desengrasantes. Otro conocido llevó ropa. Lo llamaron de Nueva Zelanda para ver qué más necesitaban. Escribió un muchacho A partir de Italia que ya le contó que ya había vivido dentro de un Hogar de niños del distrito, había sido adoptado por una familia “de buen pasar” Cuando debía 10 años y en seguida quería ayudarlos.

De darles la merienda vivieron a darles Además de cenar. Por el frío, Fabiana acabó abriendo las puertas de todo su casa: 40 chicos van a cenar todos y cada uno de los días, muchas veces con sus mamás. Otros 15 van a buscar comida para llevarse a sus casas. Ahora que ya empiezan las vacaciones de invierno, También van a darles el almuerzo.

“Algunos Sólo comen si comen acá. Todos y cada uno de los días Me vienen a preguntar si voy a cocinar. No Solo chicos, acto seguido están viniendo los abuelitos que andan en la calle”, cuenta Fabiana. “Crecimos mucho -agrega Jairo-, pues Empezaron a venir hasta de otros Distritos. Crecimos, Si bien te digo la verdad: uno no quisiese ver cada vez más chicos con necesidad de comer”.

Se corrió la voz y le escribieron para regalarle pelotas de futbol, bicicletas: “Es que no es Solo comer, Cuando sos chico necesitás más que ya eso“, continúa. “Está bueno, los pibitos se ponen re contentos. Comen algo y entonces se ponen a jugar”. A Jairo, De la misma forma, Empezaron a llamarlo para hacer “presencias” en boliches: hay gente que lo espera dentro de la puerta de madrugada con bolsas de ropa a fin de que le lleve a los chicos.

—¿Qué pensás de los cuales tuvieron prejuicios En el instante te vieron dentro de el video clip?
— Poseer un prejuicio habla del otro, de la ignorancia del otro, no de mí.

Lo llamaron para conducir un evento solidario dentro de un merendero de Neuquén y Jairo viajó. Le pidieron que fuera a otro a Caleta Olivia y También se dirigió. “Mirá, yo jamás planifiqué nada la verdad, nunca tuve nada armado. En esa situación sí, planifiqué emplear esto que ya avanzó con el video clip del chinwenwencha para ayudar a estos pibes. Nunca algo A mí me salió tan bien dentro de la vida“.

Más tarde vuelve a casa donde lo espera la otra comunicado del proyecto de vida que deseaba disponer Cuando se planteó abandonar las drogas: todo su pareja, Marianela, está embarazada de prácticamente tres meses.

SEGUÍ LEYENDO:
Creyó que no iba a poder ser mamá y llegó “el milagro”: la historia detrás de la “bebé youtuber” que es Furor dentro de las redes

Es hija de un albañil, acabó la universidad y fue a darle la novedad a la obra: la historia detrás del video clip que ya emociona dentro de las redes.

Si todavía no recibís las notificaciones de PRIMERA PLANA, mandanos un Whatsapp al 2477.506005 con la palabra ALTA y pasarás a formar parte de nuestra base de datos. ¿Más fácil? Hacé click en el siguiente enlace http://bit.ly/2tCrZxJ.