• algo de nubes
    24 de Agosto de 2019
solidaridadjpg

El egoísmo de la solidaridad

Kevin Escudero Por Kevin Escudero | 11 de Febrero de 2019

Nacemos y crecemos en un sistema que nos educa con un concepto romántico y errado de la solidaridad, imponiendo que se trata de un gesto de amor y empatía en el que le damos a aquellos y aquellas que tienen menos, algo que a nosotros y nosotras nos sobra, y no es así. La solidaridad es mucho mejor que eso. La solidaridad es política.

A medida que pasan los días y los desastres, vemos como gran parte de la sociedad se organiza para ayudar a otras personas que por distintas circunstancias no la pasan bien, ya sea por inundaciones, catástrofes o gobiernos. La gente se organiza, pero no hace política. La gente ayuda, pero no hace política. Creen y dicen. La gente ayuda, pero hasta ahí nomás, hasta donde al sistema le conviene la intervención del ciudadanx común; emparchar los resultados de la inoperancia estatal y no a exigir el cumplimiento del deber del Estado.

La solidaridad existe y, como decía Galeano, se da de manera horizontal, entre iguales. La caridad también existe, pero es un tanto más egoísta, ya que se da de manera vertical y muestra una clara posición de dominio entre lxs que dan y lxs que reciben.

Hay un dicho que dice que los argentinos y las argentinas somos personas solidarias. ¿Es realmente así? El egoísmo es uno de los principales problemas que tenemos como sociedad, porque incluso lxs que se jactan de ser solidarixs, disfrutan del hecho de poder dar y de la posición en la cual ese hecho inconscientemente lo ubica. Cuando alguien tiene de más para dar, es porque alguien tiene de menos, y eso no es amor, es desigualdad social. 

No importa cuál sea el caso, siempre las donaciones van a parar al mismo lugar y para las mismas personas; lxs más vulnerables. Donaciones que son cosas, ropa, zapatillas, artículos de limpieza, televisores o muebles. Todo lo que ya no nos sirva es suficiente para hacer un “gesto de amor”. Siempre las mismas personas dan. Siempre las mismas personas reciben. Es un ciclo injusto que se repite constantemente emparchando la necesidad y vulnerando la dignidad, sin resolver ningún problema de fondo. Un concepto errado que les sirve a pocos y lo sufren muchos y muchas, porque hay gente que de la caridad disfrazada de solidaridad saca provecho para limpiarse las manos y la cara, o la conciencia de sus culpas.

El egoísmo disfrazado de solidaridad se torna peligroso, como todo lo que aparenta ser algo que no es. La solidaridad tiene que dejar de ser un parche y tiene que empezar a ser lo que realmente es: política. Es necesario que dejemos de pensar que ser solidarixs es donar uno de los tres paquetes de fideos que tenemos, y comenzar a pensar que lo justo es que todos y todas puedan comprar su paquete de fideo. 

Hacemos colectas por inundaciones o para comedores, y hacemos silencio o repudio cuando vemos una manifestación que exige comida o infraestructura. Entonces, ¿queremos lograr la solución a los problema o queremos tener para siempre a alguien a quien ayudar? 

Cuando una familia recibe un plan social por parte del Estado, la sociedad los acusa de vagos, pero los fines de semana llenan la camioneta con alimentos para los comedores donde asisten hijos e hijas de esas familias. Entonces, la solidaridad vuelve a ser un hecho de autosatisfacción y no de conciencia social. La alegría generada porque esos pibes tengan un plato de comida no será tal, si el proveedor no es uno mismo y si uno mismo no ejerce ese poder de dar. 

Estar con el otrx y acompañarlx en la adversidad no está mal, pero luchar por la igualdad y por la inclusión social es lo mejor que podemos hacer como sociedad. Entonces, ¿por qué en vez de emparchar los problemas con donaciones no exigimos el cumplimiento de los derechos de las personas?

Luchar por los derechos de todos y todas es la única solidaridad que va a transformar la realidad. 

El autor es Militante del Frente para la Organización Popular (FOP)

Si todavía no recibís las notificaciones de PRIMERA PLANA, mandanos un Whatsapp al 2477.506005 con la palabra ALTA y pasarás a formar parte de nuestra base de datos. ¿Más fácil? Hacé click en el siguiente enlace http://bit.ly/2tCrZxJ.