• cielo claro
    17° 16 de Agosto de 2018
fabrica-de-fideos-minjpg

El gremio fideero negocia paritarias en medio de una situación complicada

Si bien las fuentes laborales se mantienen, casi no hay paga por horas extras. Carlos Antonio estimó que el panorama general es difícil para lograr buenos resultados en paritarias del sector.

El gremio fideero celebró ayer, 22 de mayo, el día de los trabajadores del sector, en medio de una situación complicada en lo que hace a negociación paritaria tendientes a lograr incrementos salariales.

Carlos Roberto Antonio, secretario general de Sindicato Argentino de Trabajadores de la Industria Fideera, Seccional Junín, en diálogo con Democracia, al referirse a esta situación dijo: “ojalá que se pudiera sacar el 40 o 50 por ciento pero no se puede. Nosotros estamos del lado del trabajador pero sabemos que este año será una de las paritarias más peleadas y difíciles de resolver”.

“El año pasado, dentro de todo, hicimos una buena negociación porque el 26 por ciento estaba bastante bien”, recordó el sindicalista.

Respecto a las fuentes de trabajo en Junín y la zona, Antonio dijo que se mantienen en la jurisdicción de la Seccional con sede local, que abarca desde Chacabuco hasta San Nicolás, aunque se interrumpieron las horas extras. “Las ventas no dan como para horas extras. Hubo algunas fábricas que quisieron pedir menos horas laborables, pero les hemos dicho que no, que menos de ocho horas no. Queremos que el trabajador cobre su sueldo como corresponde, lleve su salario a su casa para mantener a su familia y que esté tranquilo”, dijo.

La crisis

En diálogo con este diario, Carlos Antonio, al referirse a la situación laboral de los trabajadores opinó que era bastante estable. “Nos pasa como a todos por esta economía que hizo subir los precios de la harina y todo lo demás. A pesar de esto, los puestos de trabajo están igual, aunque las empresas tienen menos ventas, amortiguando el golpe de la economía que estamos padeciendo”, manifestó el gremialista. 

“En lo que es el gremio, nos mantenemos. En estos momentos estamos en paritarias, creemos que este mes ya tienen que estar los resultados para el 2018. Suceden las reuniones con la patronal. Este año no podemos adelantar nada, pero bueno, confiamos que saquemos bien, como el año pasado, que nos aumentaron un 26 por ciento, según el acuerdo paritario”, dijo.

Sobre las circunstancias que afectaban la situación de las empresas y de los trabajadores, Carlos Antonio opinó: “El problema es la suba del dólar y que volvió a aumentar todo. La situación económica está complicada porque las tarifas de gas y electricidad afectan a las empresas, incluso la del agua. Todo esto influye cuando el gremio va a negociar, porque los empresarios anteponen los gastos del tarifazo. El tema es que el trabajador también sufre el tarifazo en su propia casa. La circunstancia es otra, es distinta a la de años anteriores. El gobierno pone como tope un 15 y será mucho más, es difícil lograr un aumento que hace dos años atrás, porque las circunstancias de las empresas son otras”.

“Hay cuatro partes en la negoción: la Cámara de pastas frescas de la provincia de Buenos Aires, la Cámara de pastas frescas de Santa Fe, la Cámara de pastas frescas de Córdoba y el Sindicato de Trabajadores de la Industria Fideera. Todos se tienen que poner de acuerdo para fijar los salarios, y además está la Cámara Industrial de pastas secas”, acotó.

Comentarios