• cielo claro
    16° 22 de Mayo de 2018
bebe-ciguenajpg

Historias de la cigüeña para el siglo XXI: cuentos que abordan la diversidad familiar y la reproducción asistida

Un libro de la UBA propone mejorar la comunicación de los orígenes genéticos.

La curiosidad de los niños y niñas por saber de dónde vienen y cómo se hacen los bebés es un clásico; sin embargo, las historias del repollo y la cigüeña han quedado bastante viejas para responder a una cuestión tan importante y constitutiva como personas. “Somos Familia” es un libro de cuentos, escrito por psicólogos de la UBA, orientado a ayudar a las familias y a la escuela a responder esas preguntas que generan cierta incomodidad. Especialmente hoy, cuando el concepto de “familia” y “embarazo” puede ser realmente diverso y con múltiples aportes de la medicina.

El libro propone mejorar la comunicación de los orígenes genéticos. Desde la narración de nueve historias para chicos, de entre tres y nueve años, habla de las diversas conformaciones familiares ─heteroparentales, homoparentales, monoparentales, etc.─ y de los diferentes caminos posibles para llegar a la situación de embarazo cuando la biología natural no alcanza, ya sea por donación de esperma, óvulos o embriones; gestación subrogada o cualquier otra circunstancia por la que se acude a las Técnicas de Reproducción Humana Asistida (TRHA).

Fruto del trabajo de investigación y docencia de un equipo de psicólogos que atiende a niños y familias, el libro tiene cuentos como “Aymará, la doctora parisina”, una médica que heredó la tradición familiar ─que empezó en los tiempos de princesas y piratas─ de ayudar a hacer los bebés. También la “Historia de amor de Catyperry”, dos gatitas que son pareja y necesitan ayuda para ser mamás; o “La verdadera historia de los tres chanchitos”, en la cual los tres chanchitos son justamente tres como resultado de una fertilización in vitro, haciendo alusión a que, al principio de estas técnicas, eran comunes los embarazos múltiples.

Explica la doctora Elizabeth Ormart, coordinadora del proyecto: “Es importante que el modo de llegar al embarazo no se mantenga como un tema tabú dentro de la familia porque pueden surgir efectos psicológicos, producto de ese ocultamiento”. La propuesta desde la psicología y la medicina es que desde que cada chico pregunte sobre su origen, se le cuente con la mayor claridad posible lo que ocurrió. Aclara Ormart que “hoy los médicos le están pidiendo a los papás que les digan a sus niños por una cuestión de derecho a la identidad, pero también para que con su información genética, puedan prevenir tendencias a ciertas enfermedades”.

¿Cómo hacen dos mujeres para tener hijos?

Preguntas de los pacientes más pequeños del estilo: “¿Cómo hacen dos mujeres para tener hijos?” o “¿Por qué mi mamá no me llevó en su panza?”, fueron el disparador para empezar a pensar cómo contarle estos temas un chico. Así surgió la idea de hacer este libro que, a diferencia de otras publicaciones que son del tipo manuales de biología, empatiza con el universo mental e imaginario del niño.

Ilustrado por estudiantes de la carrera de Diseño Gráfico y gestado como Proyecto de Desarrollo Estratégico de la Secretaría de Ciencia y Técnica de la UBA, es una herramienta didáctica y amena para compartir con los más chicos, en casa y en la escuela.

Una ayuda para los docentes

El libro busca también ser un recurso para la tarea docente. Dice la coordinadora del proyecto que “en la escuela debiera trabajarse la diferencia entre los nenes y las nenas, la constitución de las familias y los afectos. Sin embargo, la mayor cantidad de veces no se implementan estos contenidos del nivel inicial, que son parte de la ley de educación integral, debido a la ausencia de material sobre la temática”.

Estos cuentos y sus ilustraciones se de adaptan perfectamente para ser leídos en el aula y ayudan no solo a los alumnos que atraviesan estas situaciones, sino a que todos puedan comprender la constitución familiar de sus compañeritos. En sus páginas se da un paneo amplio del universo posible de técnicas y parejas: en uno de los cuentos se recrea una charla entre dos conejitos, Toby y Tita, en la que Toby le explica a Tita que él tiene dos papás varones.

Las cosas por su nombre, sin herir la inocencia

Los cuentos llaman a cada cosa por su nombre sin dañar la subjetividad, ni salirse de tono. “Tratamos de decir las cosas con el nombre científico y sin buscar un rodeo, es la forma que encontramos para decir la verdad”, dice la doctora a Entremujeres. Se recurre al uso de metáforas para mejorar las explicaciones, pero no se usan nombres ficticios y no se le escapa al lenguaje correcto. Los escritores tienen las herramientas profesionales y la creatividad necesaria para aclarar cada concepto. Del útero, por ejemplo, se explica que “es como una casita con mucha agua donde crecen los bebés hasta que nacen”.

Con una mención especial de la Legislatura Porteña que considera al libro de interés en la defensa de los Derechos Humanos, estas “historias de la cigüeña para el siglo XXI” ─como las llama Ormart─ son la forma más amena de decir la verdad a través de un cuento. El uso de técnicas de reproducción asistida “es algo que debe ser tomado como un recurso que brinda la tecnología para poder armar una familia y no tiene por qué preocupar a los papás mantener al niño alejado de esto”, dice Ormart a Entremujeres. Las páginas de “Somos familia” ayudan a expresarlo.

Si querés saber más sobre el libro, editado por Molinos de viento, y conocer sobre el equipo de profesionales, podés visitar www.eticar.org.

La autora es licenciada en Comunicación Social

Comentarios