• lluvia ligera
    24° 17 de Diciembre de 2018
orgullo-gay-minjpg

Junín fue sede de una inédita jornada sobre diversidad sexual, género y salud

DiverNOBA y la Federación Argentina LGBT presentaron “Diversidad sexual, género y salud: una deuda pendiente en el Noroeste” el día de ayer en el Salón de la Democracia de la UNNOBA.

La jornada “Diversidad sexual, género y salud: una deuda pendiente en el Noroeste”, tuvo lugar ayer en el Salón de la Democracia, del Edificio Mr. York, ubicado en Libertad 555, Junín. Contó con la presencia de oradores y oradoras con amplia trayectoria en el activismo por la diversidad sexual, el género y sus derechos, lo que posicionó al evento como una oportunidad que permitió al público y las diversas comunidades disciplinarias obtener una mirada social que contemple a la diversidad y que promueva el debate sobre temas que históricamente fueron tabú.

DiverNOBA (Diversidad del Noroeste de Buenos Aires) y la Federación Argentina LGBT han generado esta iniciativa junto a la diputada provincial Rocío Giaccone, y otras organizaciones como Mujeres Empoderadas Lincoln, ATTTA (Asociación de Travestis, Transexuales y Transgéneros de Argentina), Manada Feminista, Colectiva Lésbica Las Violetas, la Secretaría de Género y Laicismo de la Federación Argentina LGBT y la Defensoría LGBT de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

El panel estuvo compuesto por diversas temáticas, entre las cuales se incluyeron aproximaciones conceptuales a la diversidad sexual, la identidad de género y los mitos y prejuicios que se asocian a la comunidad LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans), salud sexual, legislación LGBT, violencia de género y el movimiento de mujeres argentinas que han luchado por la igualdad de derechos. Estos temas fueron el eje central de la jornada.

Andrés Ruffini, coordinador de DiverNOBA y Secretario de Cultura de la Federación Argentina LGBT, expresó: “el objetivo de esta jornada es poder hablar sobre temas que siempre metimos debajo de la alfombra, por el qué dirán, porque siempre nos dijeron que ser gays, lesbianas o trans estaba mal. Nací en Lincoln y desde pibe aprendí lo que era la solidaridad y la confianza entre vecinos, pero también me enfrenté con la injusticia y la discriminación. Con el tiempo me di cuenta de que varias de las personas que me rodeaban tenían creencias conservadoras, pero muchas veces basadas en la desinformación. Salir del armario no es fácil, por eso en Junín queremos mostrar qué es todo esto de la diversidad, cómo se vive, por qué pedimos por nuestros derechos. Somos un grupo históricamente vulnerado, al igual que las mujeres, por eso también hablaremos de violencia de género y la lucha por la igualdad de derechos. El debate, el acceso a la información y el conocer las vivencias de otras identidades nos permite construir una sociedad más justa, más igualitaria. Al fin y al cabo nos permite pensar en un país más democrático”.