• lluvia ligera
    24° 17 de Diciembre de 2018
ni-una-menosjpg

Mujeres, siempre mujeres

Patricia Raimundo Por Patricia Raimundo | 3 de Julio de 2018

“Ser nosotros mismos hace que acabemos exilados por muchos otros. Sin embargo, cumplir con lo que otros quieren nos causa exiliarnos de nosotros mismos”. (Clarissa Pinkola Estés)

A lo largo de la historia de la humanidad el rol de la mujer ha ido cambiando, recolectoras, al cuidado de las crías, organizando y administrando, nuestra fuerza es criar y crear. Maltratadas en todas las civilizaciones, encerradas o quemadas para callarnos o dominarnos.

Para  Aristóteles, la mujer no era más que un hombre incompleto y débil, un defecto de la naturaleza, considerada como un ser sin terminar al que había que cuidar, proteger y guiar, lo que implicaba su sometimiento total al varón y su alejamiento de la vida pública, en la que no podía participar.

En la edad media trabajaba en el campo,  luego con el surgimiento de la burguesía aumentaron sus tareas laborales. Con el crecimiento del comercio y la industria si bien conseguía trabajo, las condiciones del mismo eran tremendas y con salarios muy por debajo del de los hombres. A finales del siglo XV y dada la creciente crisis económica, las mujeres fueron expulsadas de los gremios y se hizo todo lo posible para impedir que siguieran trabajando.

En el Renacimiento las mujeres no pudieron acceder a la educación humanista y los nuevos estados, centralistas y uniformadores, dictaron leyes que restringieron aún más sus posibilidades.

En 1792 Mary Wollstonecraft escribió “Vindicación de los derechos de la mujer”. En ella se hacía una defensa de los derechos de las mujeres contra su anulación social y jurídica. Esta obra es tenida como el comienzo del movimiento feminista contemporáneo, pues en ella se defiende el derecho al trabajo igualitario, a la educación de las mujeres y a su participación en la vida pública.

El siglo XX se caracteriza por la incorporación masiva de las mujeres al mundo laboral. Las dos guerras mundiales fueron un factor desencadenante al marchar los hombres al combate ellas debían hacerse cargo de los puestos en la cadena productiva.

Tradicionalmente la historia de las mujeres está inscripta en mecanismos de sujeción, en procesos de luchas y resistencias, en la resignificación del propio cuerpo ante las diferentes prácticas de control social en diferentes contextos.  Sin embargo, en los inicios del siglo XX las mujeres fueron protagonistas de importantes luchas sociales, desde distintas perspectivas ideológicas, sus voces fueron creciendo con el transcurrir del tiempo, su palabra dio cuenta de la conciencia de género y de clase, comenzaron a salir del anonimato y se apropiaron  de los espacios públicos en defensa de sus derechos civiles, políticos, sociales  y culturales. Hoy aún la lucha continúa, para tener derechos de iguales entre iguales, laborales, económicos, políticos, la situación para la mujer con respecto al hombre sigue siendo desigual. Y lamentablemente cuando no pueden dominarnos o someternos, no matan física o moralmente.

Debemos seguir siendo mujeres creando, dando vida a nuestros hijos, libros, sueños, carreras, usando el diálogo y toda nuestra capacidad creativa para impedir que alguien más decida por nosotras.

Femicidio

En Argentina se produjeron 292 femicidios en 2017, de los cuales 31 son vinculados a parientes de la propia mujer y cinco son personas Trans, informó hoy el Observatorio de Femicidios del Defensor del Pueblo de la Nación.

El concepto de femicidio fue planteado por la escritora estadounidense Carol Orlock en el año 1974 y utilizado públicamente en 1976 por la feminista Diana Russell ante el Tribunal Internacional de Los Crímenes contra la Mujer en Bruselas. El término “femicidio” fue acuñado por primera vez en 1970 por Diana Russell. Esta expresión surgió como alternativa al término neutro de “homicidio” con el fin político de reconocer y visibilizar la discriminación, la desigualdad y la violencia sistemática contra la mujer que, en su forma más extrema, culmina en la muerte.

La autora es especialista en Psiquiatría y y Psicología Clínica. MP 62951 MN 158734