• nubes dispersas
    20° 25 de Septiembre de 2018

Nació producto de una violación y está en contra del aborto

Karina Etchepare sostuvo que "no hay nada más retrógrado que decidir quien debe vivir y quien no, como hizo Hitler". La abogada, contadora y docente de La Matanza aseguró que "poner a las chicas pobres en este debate es una excusa que utilizan las mujeres de clases media y alta para que se apruebe la ley".

El debate por la legalización del aborto sigue generando polémica. Tras la media sanción en Diputados a mediados de junio, el Senado arrancó a tratar el proyecto y mientras tanto, distintas voces se siguen pronunciando a favor y en contra de la medida. En ese contexto, una activista pro-vida se refirió al aborto en caso de violación y ante los micrófonos de La Noticia 1 manifestó su rechazo. La mujer nació producto de una violación cuando su mamá tenia apenas 14 años. Su madre había sido obligada a abortar pero no lo hizo y dió a su bebé en adopción. Ese bebé se convirtió en Karina Etchepare, quien hoy es mamá de dos varones y se muestra "a favor de la vida". 

"Hasta hace no mucho tiempo el 90% de los que nos llamamos 'pro-vida' considerábamos que el derecho a la vida era un derecho imposible de cuestionar. Lo que no vimos es que esto iba a modificarse gracias a un plan elaborado que lleva años en gestación", comenzó diciendo Karina en su conversación con este portal. "La puerta que abrió al derecho al genocidio fue la 'justicia'.La corte suprema dijo que en casos de violación la mujer podía solicitar que se le practique un aborto. Lo que este fallo se olvidó fue la reforma constitucional del año 94 y solo pensó en la salud de la mujer pero se olvidó del pequeño detalle que el niño por nacer también tiene derechos", consideró. 

Etchepare señaló que "a los pro-vida nos llaman retrógradas" pero aseguró que "no hay nada más retrógrado que decidir quien debe vivir y quien no"."Eso ya lo hizo Hitler en la segunda guerra mundial", recordó. La mujer oriunda de Aldo Bonzi sostuvo que "en estos 'tiempos modernos" una nueva forma de discriminación es "la discriminación por gestación". "Si sos un hijo deseado, tenés derecho a vivir. Si no sos deseado, tu derecho a vivir depende de quién te gesta. Si sos gestado en violación, ¡no tenés derecho a vivir!", señaló la activista quien remarcó que "el castigo de esta discriminación en el último caso es: Desmembramiento y tortura seguida de muerte".

Por otra parte, Karina aseguró que "los pobres son más pro-vida que la clase media y alta junta". "Gracias a una niña humilde de 14 años abusada por su padrastro y con una madre cómplice que quería que abortase para ocultar los abusos, yo estoy viva. Esa niña de 14 años analfabeta y sin contención psicológica, solita pudo discernir que "el verdadero culpable de una violación es el violador y no el bebé. Además tuve la posibilidad de trabajar en muchos barrios humildes y villas, y todas las mujeres rechazan el aborto porque dicen que legal o no legal, mata igual. Yo creo que poner a las mujeres pobres en este debate es una excusa que utilizan las clases media y alta", lanzó. 

En otro tramo de la entrevista, Etcheparre insistió en que "con este maldito proyecto de ley genocida lo único que hacen es proteger al violador". "Empoderar a una mujer no es llevarla a abortar sino llevarla a denunciar al violador para que sea castigado", agregó la activista, quien subrayó: "A mi no me cierra esto de apoyar el aborto porque quieren proteger a la mujer. Yo creo que proteger a la mujer es ayudarla a salir a adelante en esa situación. Lo mismo pasan cuando dicen que quieren emponderar a la mujer. Empoderar no es ayudar a abortar a una niña o a una mujer, emponderarla es ayudarla a salir adelante, denunciando al violador y metiéndolo preso". 

En cuanto al clima áspero que se generó a ráiz del debate de este proyecto, Karina reconoció que "los pro-vida y los abortistas hablamos en idiomas distintos y el diálogo está cortado hace rato". "Para poder hablarle a un abortista tenés que hablarle en su idioma. Los abortistas atacan mucho a los pro-vida, lo que hace que la mayoría estén a la defensiva y hasta les de temor expresar su rechazo a la medida. Todo esto provoca que estemos cada vez más distanciados como sociedad", expresó Karina. Para que se entienda en idioma abortista, la palabra aborto la impuso el patriarcado y la palabra exactamente correcta es 'homicidio intrauterino', deslizó la activista.  

Por último, la abogada, docente y contadora, que en el pasado mes de mayo hizo su exposición en la Cámara de Diputados para relatar su historia de vida, consideró que "la sociedad argentina, en este momento en que se encuentra el país, no estaba en condiciones de debatir este asunto". Sin embargo, remarcó: "Lo que sí creo es que de todos modos, en algún momento este debate se tenía que tratar". En ese sentido, Etcheparre sostuvo que el tratamiento de este proyecto "generó mucha concientización de ambas posturas". "Hay una problemática de ambos lados y hay que ver de qué manera encontramos la solución", concluyó.