• nubes dispersas
    23 de Julio de 2019
musicoterapia-minjpg

Qué es musicoterapia, para qué sirve y cuáles son los mitos sobre la actividad

“La música calma las fieras” dice el dicho. Y eso nos hace pensar que el único efecto que puede provocarse al escuchar música es la tranquilidad.

Son muchas las consecuencias que puede provocar un estímulo musical al llegar a nuestro oído y es procesado por nuestro cerebro: nos emociona, nos pone la piel de gallina, nos energiza, nos calma, nos trae recuerdos, por ejemplo.

¿Pero el solo hecho de escuchar música lo convierte en terapéutico?

Desde hace varias décadas se fue investigando lo que sucede cuando la música está al servicio de la salud, es decir, cuando es terapéutica. Las investigaciones que surgían de diferentes campos como la: psicología, la humanística y la medicina. Empezaron a llenar de cuerpo teórico a esta disciplina incipiente y así fue como en diferentes partes del mundo comenzó a hablarse de musicoterapia.

Hoy es una disciplina científica estudiada y avalada por años de investigaciones que prueban la efectividad del uso de la música y de los sonidos en un ámbito de salud. Estos tratamientos musicoterapéuticos solo pueden ser llevados a cabo por un musicoterapeuta calificado, es decir, que posea la formación universitaria correspondiente como así lo determina el artículo 2 de la ley de ejercicio profesional Nro 27.153 en nuestro país.

Definiendo musicoterapia

Es una disciplina que utiliza la música y sus elementos, con el fin de mejorar la calidad de vida de uno o más pacientes. Requiere de un musicoterapeuta, que es quien evalúa y delinea objetivos específicos para cada persona o grupo en pos de su salud. Por tal motivo, no existen programas musicales pre armados que pueden ser utilizados para todos por igual aún en nombre de la sanación a través de la música. Siempre que hablemos de musicoterapia, el musicoterapeuta es quien lleva a adelante el tratamiento.

¿Cómo es una sesión de musicoterapia?

Se puede escuchar música, cantar, tocar instrumentos, crear una canción, dedicarle una canción a alguna persona (presente o no ), entre algunas otras. El musicoterapeuta evaluará cual será la mejor manera de alcanzar el objetivo propuesto para un determinado tratamiento.

¿Cualquier música puede ser útil en musicoterapia?

La música nos acompaña desde una etapa prenatal. Hay pruebas científicas que nos aseguran que desde los primeros meses de gestación, el bebé comienza a desarrollar su sentido auditivo, y con él comienza a escuchar los sonidos internos y externos al vientre materno. Así, la música escuchada en su hogar, es percibida por el niño y comienza a formar parte de sus recuerdos musicales y de su propio ser.

La música nos sigue acompañando en todo nuestro desarrollo: en la niñez, la adolescencia, la adultez y vejez, siendo la música, única para cada persona. Dicho esto, podemos imaginar que sería imposible pensar que el tratamiento musicoterapéutico estuviera solo restringido a un tipo de música en particular.

La música es la que trae el/los paciente/s ya que al traerla son ellos mismos los que se dan a conocer con ella. El musicoterapeuta trabaja con esa historia sonora que es parte del sujeto.

¿Es necesario tener conocimientos musicales para asistir a musicoterapia?

No. Para nada. El musicoterapeuta elegirá los mejores recursos para llevar a cabo las intervenciones sin necesidad de recurrir a conocimientos musicales previos (ejecución de un instrumento o afinación al cantar o saber leer una partitura).

En otras palabras, para el proceso musicoterapéutico todos poseemos conocimientos previos, ya que todos venimos inmersos en un mundo sonoro que nos atravesó desde nuestros orígenes y es esa musicalidad la que se utilizará en sesión, no la “capacidad musical” o la formación académica musical.

¿Qué objetivos puede alcanzarse en un tratamiento musicoterapéutico?

Van a depender de las necesidades específicas de cada paciente o grupo. Pero en líneas generales la musicoterapia se utiliza para la asistencia, prevención, rehabilitación y promoción de la salud.

La musicoterapia, entre alguna de las cosas que puede lograr es: estimular funciones cognitivas (lenguaje, memoria y atención), fomentar habilidades sociales (empatía, espera del turno, etc.), facilitar el vínculo prenatal (madre-padre-bebe), acompañar en procesos psicológicos (duelo o crisis vitales, etc.)

¿Quienes pueden asistir a un tratamiento de musicoterapia?

En líneas generales, todos quienes quieran mejorar su estado de salud con este tipo de tratamiento. Asisten niños, adolescentes, adultos y personas mayores con o sin discapacidad.

Entonces ¿qué no es musicoterapia?

Ninguna propuesta musical en donde el musicoterapeuta sea inexistente, es decir, si no hay un musicoterapeuta a cargo del tratamiento, NO solo no es considerado musicoterapia sino que además esta bajo el incumplimiento de la ley de ejercicio profesional.

Por lo tanto, los programas de música que hacen referencia a supuestas mejoras de salud (dejar de fumar, bajar de peso) o mejorar el rendimiento laboral o aprender un idioma a través de la música, entre otros, tampoco son procesos musicoterapéuticos.

Si todavía no recibís las notificaciones de PRIMERA PLANA, mandanos un Whatsapp al 2477.506005 con la palabra ALTA y pasarás a formar parte de nuestra base de datos. ¿Más fácil? Hacé click en el siguiente enlace http://bit.ly/2tCrZxJ.