• nubes dispersas
    21° 25 de Septiembre de 2018
congresojpg

Recalculando: ¿por qué la provincia de Buenos Aires puede llegar a tener 30 diputados nacionales más?

Es lo que correspondería si se respeta la Constitución y se aplican los números del Censo 2010. Un fallo de la Cámara Nacional Electoral podría avalar ese cálculo, que también beneficiaría a Córdoba, por caso. Se dejaría de lado una herencia de la última dictadura

En momentos donde el debate sobre el federalismo está al rojo vivo por la distribución de los recursos y subsidios, y en la previa de una campaña electoral decisiva, un inminente fallo de la Cámara Nacional Electoral mantiene en vilo a Cambiemos y al peronismo, especialmente al bonaerense. Dicho tribunal podría dictaminar que a la Provincia de Buenos le corresponde 30 diputados nacionales más que los 70 actuales, lo que tendría incalculables consecuencias políticas. 

La información se desprende de un pormenorzado informe realizado por el periodista Raúl Kollmann, especialista en cuestiones judiciales, para el diario Página 12. La decisión, además, podrían aumentar la representación de las provincias del interior y reducir la de Capital Federal. De ahí el temor del oficialismo nacional.

Todo comenzó cuando la CNE le otorgó legitimación a un ciudadano cordobés para que en su propio nombre litigue en esta cuestión. Esta persona consideró que era injusto que su voto valiera menos que el de otros argentinos y, por otro lado, se quejó de que no se aplicará la actualización que marca la Constitución Nacional –en su Artículo 45- tras la realización de cada censo.

En la actualidad, la cuenta se quedó congelada en 1983 con la llamada Ley Bignone: un diputado cada 161.000 habitantes. El inconveniente es que desde entonces hubo distritos en los que la población creció mucho, otros en los que creció poco y otros en los que no creció, siempre citando la misma fuente.

Kollmann recuerda que la Ley Bignone tomó como base el censo de 1980 y que después no se actualizaron las representaciones en función de los censos de 1991, 2000 y 2010. En un par de años debería haber una nueva actualización en base al censo que se haga en 2020. Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Mendoza, Entre Ríos fueron las que más crecieron y por lo tanto, las que más subrepresentadas quedaron.

Pero esa normativa de la dictadura introdujo otros cambios que buscan darle más poder a los porteños y a los distritos más chicos, a los que consideraba más conservadores y menos permeables a ideas ‘peligrosas’ que los más populosos. Así estableció 25 escaños para CABA (cuando debería tener 7 menos), una ventaja para el PRO que viene teniendo mayorías en la Ciudad.  Esto se vio claramente en el debate por el aborto legal: hubiese pasado con más margen.

Además estableció que todas las provincias tendrían tres diputados adicionales a la proporción que le toca y un mínimo de cinco. Catamarca, por ejemplo, tiene dos diputados por proporción y consigue los tres adicionales. O sea aumenta su representación de dos a cinco, más del doble. En cambio Buenos Aires recibía por porcentaje de la población 67 diputados y le suman tres, proporcionalmente muy poco. Ni hablar de Tierra del Fuego: le correspondería uno y recibe los cinco establecidos como mínimo.

De aplicarse a rajatabla lo que dice la Carta Magna, y derogando la Ley Bignone, Buenos Aires se quedaría con 97 diputados (tiene 70), Córdoba con 21 (tiene 18), Santa Fe con 20, recién en el cuarto lugar Capital Federal con 18. Y del otro lado, Tierra del Fuego con un sólo diputado y varias provincias con dos –Catamarca, Santa Cruz, La Rioja, La Pampa– en una cámara Baja de 250 integrantes.

Qué puede pasar: para el autor del artículo, todo indica que la “Cámara Nacional Electoral le dirá al Poder Ejecutivo y al Legislativo que se está incumpliendo la Constitución desde hace 35 años”, pero “habrá que ver cómo se formula el fallo”, ya que “están quienes dicen que la Cámara no le puede ordenar nada a un gobierno y a los diputados y senadores, pero otros consideran que el texto podría ser más obligatorio en tanto queda claro que hay inconstitucionalidad por omisión”.

Otra opción sería aplicar las proporciones del censo 2010 y al mismo tiempo mantener las excepciones de la Ley Bignone: tres diputados adicionales por distrito y que no puede haber provincia con menos de cinco. Tampoco se disminuirían los legisladores nacionales de la Ciudad de Buenos Aires. Así, Buenos tendría 97 por proporcionalidad y tres de la Ley Bignone. Significa que el distrito bonaerense tendría 30 diputados más que hoy

La CNE está integrada por Alberto Dalla Via y Santiago Corcuera, por lo que se requiere que ambos camaristas estén de acuerdo en la resolución que se vaya a emitir. El antecedente inmediato es que, justamente, ambos coincidieron en legitimar al vecino cordobés para exigir paridad en la representación política en función de los nuevos censos y ambos coincidirían también en el fallo. El punto clave es que el desequilibrio actual requiere una ley del Congreso que sería de difícil alcance.

Otra cosa que está en juego es el tercer lugar en la CNE, que el Gobierno de Mauricio Macri quiere ocupar con alguien de su riñón, por lo que la agitación de esta causa también podría estar en medio de esa interna. Motivaciones y posibles finales aparte, sirve para poner claridad sobre una herencia de los militares que tiene plena actualidad.