• cielo claro
    20° 19 de Noviembre de 2018
fotomjpg

Recaudación: Se acercan las fiestas y la provincia gastará 40 millones en radares viales

En repetidas ocasiones, asociaciones civiles han denunciado que, bajo pretextos de supuestos excesos de velocidad, se han labrado todo tipo de fotomultas, muchas de ellas con gruesos errores, que solo tienen el fin de recaudar dinero para la provincia, distorsionando por completo el propósito original.

Oscilantes entre la prevención de accidentes y la recaudación de cara a las elecciones, los radares viales han estado en el centro de la polémica durante los últimos veranos. En una provincia que ha invertido de forma insuficiente en el estado de las rutas de llegada a la Costa Atlántica, los siniestros viales se han convertido rápidamente en una de las principales causas de mortandad en la Argentina, especialmente en la época de las fiestas.

A pesar de que numerosas agencias viales y organizaciones no gubernamentales han pedido mayor educación al volante y señalizaciones más efectivas para disuadir a los conductores a una conducción responsable, los radares fijos y móviles se han multiplicado hasta el infinito. Pequeños, ocultos e intencionadamente mal señalizados, se han transformado en una verdadera caja registradora para las autoridades de la provincia de Buenos Aires.

Con dicho objetivo en mente, las autoridades del gobierno de la provincia de Buenos Aires han lanzado el llamado a la licitación pública número 211-0141-LPU18, que tiene como objeto el “servicio de mantenimiento operativo integral y mantenimiento metrológico de los cinemómetros viales”. A través de la misma, el ministerio de Gobierno bonaerense invertirá algo más de 40 millones de pesos.

En repetidas ocasiones, asociaciones civiles han denunciado que, bajo pretextos de supuestos excesos de velocidad, se han labrado todo tipo de fotomultas, muchas de ellas con gruesos errores, que solo tienen el fin de recaudar dinero para la provincia, distorsionando por completo el propósito original.

La ubicación de las señalizaciones se tornó igualmente caprichosa e irracional. Tener que reducir drásticamente la velocidad desde los 120 a los 60 kilómetros por hora en tan solo unos metros agrega más peligrosidad de la que evita. A la altura de Chascomús, por sólo citar un ejemplo, fue denunciada una señal de reducción de la velocidad que pasa de 100 a 60 kilómetros por hora en menos de 50 metros. La maniobra necesaria para evitar la multa se vuelve, como mínimo, temeraria.

Acorde al pliego de la licitación, se realizará un mantenimiento integral de 58 cinemómetros de la dirección provincial de Política y Seguridad Vial, a un costo promedio de 690 mil pesos cada uno. 

Si todavía no recibís las notificaciones de PRIMERA PLANA, mandanos un Whatsapp al 2477.506005 con la palabra ALTA y pasarás a formar parte de nuestra base de datos. ¿Más fácil? Hacé click en el siguiente enlace http://bit.ly/2tCrZxJ.