• lluvia ligera
    11° 18 de Agosto de 2018
lavar-cabezajpg

Seis partes del cuerpo que deberíamos lavar con menos frecuencia

Con la idea de estar limpias y presentables, muchas personas se bañan a diario. Sin embargo, en ciertas zonas esto puede resultar contraproducente, ya que les sacamos su protección natural y las alteramos.

A continuación seis lugares que no deberíamos higienizar con tanta frecuencia:

Orejas

Aunque suene un poco asqueroso, la cera es beneficiosa para las orejas, ya que impide el paso de tierra y residuos hacia el oído. Si nos sacamos esa capa protectora lo dejaremos vulnerable o, lo que es peor, podemos provocarnos una infección o un problema auditivo con el uso de hisopos. Esto es porque empujamos la cera más adentro y luego no puede salir de forma natural.

Células de piel muertas

Por supuesto que deberíamos lavarnos la cara dos veces al día, pero no es necesario incorporar la exfoliación a la rutina diaria, ya que un exceso de esta práctica puede ser igual de dañino que utilizar un producto equivocado porque elimina los aceites naturales del rostro. Lo recomendable es hacerlo dos veces a la semana, para no dejar muy sensible la piel.

Intestino

No es imprescindible purgarnos con desintoxicantes ya que el cuerpo lo hace naturalmente a través de diversas acciones en el hígado, los riñones y el colon. En este último residen las bacterias saludables que ayudan en este proceso, que pueden verse afectadas con un procedimiento de detox artificial.

Pelo

Mucho se ha escrito al respecto. Debemos permitirle a nuestro cuero cabelludo que encuentre un balance para desenvolverse de forma correcta.

Quizás puede llevar un tiempo acostumbrarse, pero luego de unas semanas, lavar el cabello cada dos o tres días hará que se vea menos grasoso, ya que aprenderá a fabricar menos aceites.

Nariz

En este punto, es necesario ser francos: siempre que necesitemos limpiarnos la nariz, utilicemos un pañuelo. Emplear los dedos lastima las paredes internas de la nariz, hace que salga un poco de sangre, que es alimento para los gérmenes, y podemos incluso aumentar la irritación al hacer esto.

Vagina

Limpiar esta zona con demasiada asiduidad no es aconsejable. Si sentimos un olor desagradable puede deberse a la presencia de alguna infección, y no a que no está correctamente higienizada.

Las duchas vaginales y los jabones con perfume afectan los niveles de pH de la vagina y dificultan que la infección se vaya. Para lavar el área se recomienda emplear solo agua y, de querer utilizar jabón, debería ser neutro.