• cielo claro
    16 de Julio de 2018
massajpg

Vidal, Massa e Insaurralde: un plan para desdoblar elecciones agita el tablero bonaerense

Lo postula el Frente Renovador y la gobernadora se opone. Qué harán los peronistas. Qué dice la Justicia.

El plan es alocado para algunos y coherente para otros: que se puedan desdoblar las elecciones en la provincia de Buenos Aires. Esto es, que en los comicios de 2019 se puedan votar los nuevos intendentes en fecha separada de la elección de gobernador y de la Presidente de la Nación.

El plan es bien visto en las veredas del Frente Renovador, donde Sergio Tomás Massa cree que, finalmente, tendrá el acompañamiento de casi todo el peronismo. La razón principal de esa adhesión sería que de ese modo, los caciques peronistas podrían liberarse del yugo político de Cristina Kirchner, de quien muchos alcaldes siguen dependiendo para renovar su dominio en sus comarcas.

La oposición lisa y llana surge desde las oficinas de María Eugenia Vidal. La actual gobernadora atará su fecha de elección (donde hasta el momento peleará por su reelección) a la nacional, donde también el Presidente (con su jefe de Gabinete Marcos Peña a la cabeza) buscará un mandato más.

Mientras tanto, en la Ciudad de Buenos Aires, el equipo de Horacio Rodríguez Larreta analiza cómo modificar su ley actual pues la normativa porteña señala que sus elecciones de Jefe de Gobierno deben ser en fecha diferente al comicio nacional: las urgencias de Cambiemos -en medio de la crisis cambiaria y financiera- llevan a que todas las fechas se unan a de las PASO y a la elección nacional. Pero para eso, el macrismo de la Ciudad no tiene número propio en la Legislatura pues necesita de 40 votos y cuenta, por el momento, con 34 voluntades.

Por eso, la idea “independentista” de poder elegir intendentes bonaerenses en fecha libre va atada al deseo de la mayoría de los gobernadores peronistas quienes no quieren quedar atadas a “la ola amarilla”, como les pasó en las parlamentarias de 2017. En realidad, con la crisis económica, no habrá “ola amarilla” pero sí, una fuerte polarización entre Macri, Vidal -y el aporte electoral de Elisa Carrió- contra Cristina Kirchner, quien no confirma pero tampoco niega su intención de postularse otra vez para la Presidencia.

Sergio Massa cree que los intendentes bonaerenses encontrarán su independencia definitiva de CFK con la posibilidad de poder determinar su propia fecha de elección: pero, como está comprobado, siempre “está en veremos” la valentía de los Conurbanos.

María Eugenia Vidal y los suyos creen que la iniciativa no tiene goyete y que no pasará por la Legislatura bonaerense, lugar donde una iniciativa de este tipo debe ser resuelta modificando la Carta Orgánica de las Municipalidades.

Este proyecto no es original: es una vieja idea de la FAM (la Federación Argentina de Municipios que hoy preside la matancera Verónica Magario) que lo impulsaba de la mano de Juan José Mussi padre para lograr mayor autonomía de los municipios. Fue impulsada en el año 2013 y en ese entonces, subido a su ola positiva, Massa no apoyó.

Además, en el vidalismo tienen un dato relevante: en la Cámara Electoral Nacional no ven con buenos ojos esa posibilidad de que los municipios de la Provincia tengan libertad para tener la llave de sus elecciones. Se consultó a esa dependencia de la Justicia electoral y desde allí se dijo que al tema "no se lo ve ni mal ni bien pues es una atribución constitucional de la Provincia".

Un ejemplo que pone un alcalde peronista para avalar la idea de Massa de desdoblar elecciones en territorio bonaerense es el ejemplo de Martín Insaurralde. El intendente de Lomas de Zamora ya se lanzó como precandidato bonaerense a la gobernación, sin alejarse de Cristina (mantiene un diálogo casi cotidiano con Máximo Kirchner) y junto a pares suyos que lo avalan, como Katopodis (San Martín), Zabaleta (Hurlingham) o Cascallares (Alte. Brown).

Así, Insaurralde podría fijar su fecha para reelegirse como jefe comunal a principio de 2019 y luego, ya reelecto como intendente, jugar como postulante a la Gobernación. Para la elección comunal podría unir a todos los sectores peronistas detrás suyo y llegado luego el momento de la votación por la Provincia y por la Nación,tener tiempo de definir su alineamiento sin poner en riesgo el pago chico.

En Cambiemos, en tanto, se opondrán con fiereza a la idea de desdoblar y todo se apuesta a una elección conjunta de municipios, gobernaciones y Presidencia. Como dato, en las usinas políticas de Vidal tomaron nota de que, en la elección parlamentaria de 2017, Cambiemos ganó en 110 de los 135 municipios de la Provincia. Hoy, gobiernan casi 70 municipalidades y aspiran a sumar 20 más.

El trabajo no solo será ese para el vidalismo sino además, apuntalar a municipios propios donde la tienen difícil como en el caso de San Vicente, Pilar o Quilmes.

La discusión está abierta, en tiempos donde el oficialismo tiene mucho para negociar con la oposición, en tiempos de crisis política y económica. ¿Se sumará este debate a esa lista de temas por discutir? En las oficinas de la gobernación de La Plata aseguran que no.

Comentarios