• cielo claro
    14° 5 de Marzo de 2024
puan-municipalesjpg

No hay plata para los sueldos y achacan al intendente un millonario desvío de fondos

En Puan, el intendente saliente Facundo Castelli tomó licencia en medio de un escándalo. La nueva gestión asumirá con deudas por $1200 millones.

En la localidad de Puan se vive una de las transiciones de gobierno más polémicas de toda la provincia de Buenos Aires. A horas del cambio de autoridades, la imposibilidad de hacer frente al pago de sueldos a los empleados de la comuna y de afrontar deudas millonarias con proveedores derivó en graves acusaciones por parte de la gestión entrante y del sindicato de trabajadores municipales. Una de ellas por un supuesto desvío por $83 millones, provenientes de un descubierto del BAPRO solicitado para hacer frente a los compromisos municipales, a una cuenta del Frente Vecinal, partido político de origen del intendente Facundo Castelli.

En la pequeña ciudad de la sexta sección se produce una particularidad. Tanto el intendente saliente, Facundo Castelli, como el jefe comunal electo, Diego Reyes, pertenecen a la UCR, aunque siempre estuvieron enfrentados políticamente.

Tras la victoria de Reyes en las PASO y luego del triunfo en las elecciones generales, hubo intensiones de encarar una transición pero no pasó de una reunión y encuentros ocasionales en los pasillos. En medio de esa situación, la falta de pagos de salarios desató un escándalo que se agravó con un pedido de licencia médica realizado por el aún alcalde de Puan.

“Es algo que avizorábamos hace mucho tiempo. Si bien pertenecemos al mismo espacio político, en lo local nunca participamos en el gobierno de Facundo Castelli porque no coincidíamos con como se venía trabajando. En 2021 hicimos una interna y obtuvimos el 40% de los votos e ingresamos al HCD con este mensaje. En la primera rendición de cuentas mencionábamos esta problemática y la dependencia con los ingresos de provincia – el 80% de los recursos provienen de coparticipación y más del 75% de los gastos son en personal” introdujo el próximo intendente Diego Reyes, en declaraciones a Infocielo.

Enseguida, se refirió a la situación económica aunque alertó que nunca imaginó que sería tan compleja: “Sabíamos que la situación era difícil pero no nos imaginábamos lo que sucedió en estos quince días. La administración del intendente Castelli firma un convenio para acceder a un descubierto con el Banco Provincia por 400 millones para pagar los sueldos de octubre. Es utilizado para pagar sueldos, por 300 y pico de millones y después con los ingresos de coparticipación ese saldo comienza a disminuir” expresó.

“Pero unos días antes que venza el descubierto son girados fondos a otra cuenta del municipio y se utiliza para pagar fondos de terceros y uno de los más llamativos es un pago al Frente Vecinal, partido en el que comenzó la trayectoria política Facundo Castelli” denunció Reyes.

 

Los números en rojo y el pedido de auxilio a Axel Kicillof

Según indicó Reyes, la decisión del intendente no fue convalidada por los empleados de la comuna: “Esta decisión se hizo por decreto porque tanto el contador como la tesorera se niegan a realizar estas operaciones y se lo hacen saber al intendente por nota. Actualmente hay en las cuentas del Banco provincia un descubierto de $120 millones y por haber incumplido eso genera que la herramienta financiera esté caída y no pueda utilizarse por un año” lamentó.

En limpio, el próximo intendente de Puan trazó un panorama económico por demás complejo: “Tendríamos que pagar 600 millones de sueldo, 300 millones de aguinaldo y una deuda con proveedores de 500 millones, críticos en algunos casos como los de salud, de oxígeno, de recolección de residuos patogénicos. Esa es la situación con la que vamos a asumir e día lunes y en el que vamos a hacer hoy el acto de asunción” dijo.

En ese marco, se espera una fuerte protesta del sindicato de municipales de Puan y la FESIMUBO. A través de un comunicado, el gremio advirtió que, en las actuales condiciones, existe “una imposibilidad absoluta” de la comuna para afrontar los pagos salariales de noviembre, diciembre y medio aguinaldo.

“Es imposible. Se tendrían que haber pagado los sueldos de noviembre y hoy entre caja y banco te arroja un saldo negativo de $120 millones y no tenes alguna herramienta financiera habilitada” coincidió Diego Reyes, aunque dejó abierta la posibilidad de encontrar una vía de solución a través de una ayuda del gobierno de Axel Kicillof.

“Hemos tenido conversaciones con el ministerio de Economía de provincia para manifestar la situación y nos hemos comprometido en revertirla. Los problemas no son financieros, son económicos porque los gastos son mucho mayores a los ingresos” afirmó.

Y concluyó: “Está en juego el sueldo de la gente y estamos trabajando para que puedan cobrar con una gran predisposición de provincia pero queremos demostrar que vamos a salir de esto tomando las decisiones que hay que tomar”.

Si todavía no recibís las noticias de PRIMERA PLANA en tu celular, hacé click en el siguiente enlace https://bit.ly/3ndYMzJ y pasarás a formar parte de nuestra base de datos para estar informado con todo lo que pasa en la ciudad y la región.