• lluvia moderada
    19° 14 de Abril de 2024
junin-laguna-secajpeg

Para revertir la sequía del 95% de la laguna de Gómez, "vamos a necesitar varios años con buenas lluvias, en toda la cuenca" dijo el titular del INTA

El especialista expresó que "no solamente la falta de lluvias en región pampeana, sino sur de Santa Fe, sur de Córdba, San Luis y La Pampa está afectando el normal provisionamiento de agua. La cuenca recibe de aguas de lluvias locales". El fenómeno tuvo un fuerte impacto en la pesca pero también en la faua silvestre. La ganadería y la agricultura también sufrieron graves perdidas.

Varios años demandará revertir la situación de sequía extrema que secó el 95% de la laguna de Gómez pero también todos los afluentes, red de canales y lagunas del sistema que abastece el espejo de agua juninense.

Así lo estimó el ingeniero agronómo y jefe regional del INTA Junín, Alejandro Signorelli en diálogo con Radio Nacional. De este manera la sequía extrema transformó en un gran desierto a la emblemática Laguna de Gómez.

"Venimos de una situación compleja. Con tres años con precipitación por debajo de lo normal asociada a La Niña en los años 2021, 2022 y 2023 cuando el Pacífico se enfría generando precipuitaciones por debajo de lo normal en zona pampeana. En estos tres años tuvimos muy bajas precipitaciones, casi un  50% que fue debilitando todos los afluentes de la laguna de Gómez, que se ubica en la cuenca superior del Salado en el noroeste bonaerense y sur de Santa Fe, influenciado por la Laguna La Picasa, Cañada Las Horquesta, lagunas Encadenadas cerca de Teodelina luego la Mar Chiquita, además de recibir agua de la zona de sur de Córdoba, parte de San Luis y La Pampa", detalló el especialista.

Signorelli agregó en su informe que "no solamente la falta de lluvias en región pampeana, sino sur de Santa Fe, sur de Córdba, San Luis y La Pampa está afectando el normal provisionamiento de agua. La cuenca recibe de aguas de lluvias locales. El agua viene drenando del oeste al este a través de esta cuenca", indicó.

Este espejo de agua, que tiempo atrás era un destino turístico clave en la zona, hoy presenta un paisaje desolador de tierra resquebrajada con una extensión aproximada de 6.000 hectáreas, del que solo sobrevivió una lengua con agua muy raleada.

"Venimos de una situación compleja de hace varios años sumado el fenómeno de "La Niña" con precipitaciones por debajo de lo normal. Llovió en promedio menos de un 50% de lo que debería", sostuvo el ingeniero agrónomo Alejandro Signorelli. 

Sobre flora y fauna dijo el titular de INTA Junín que la sequía "tuvo un impacto terrible en la producción agropecuaria. Y este año, con El Niño, las lluvias no se dieron como se esperaba. Si bien hubo precipitación, los tres años tan duros, han generado un efecto importante en los espejos de agua principalmente con fuerte impacto en la pesca, y todo lo que es la fauna silvestre. Esta zona está llena de espejos de agua y se veía mucha fauna silvestre dando vuelta y se ha visto afectado pero el mayor impacto está en la parte agropecuaria, en lo que es la ganadería por falta de forrajes, en cultivos sembrados pero no se pudieron cosechar y el panorama es bastante complicado".

 

"VAMOS A NECESITAR VARIOS AÑOS CON BUENAS LLUVIAS"

Consideró sobre cuándo se podría revertir este inconveniente climático y natural que "va a llevar tiempo. La respuesta no la tenemos. Tuvimos tres años muy malos que generaron sequía en toda la cuenca. La Mar Chiquita y La Picasa se vieron muy afectadas. Hace seis años atrás se cortaba la ruta por inudnación pero ahora perdió la mitad de su caudal. La Picasa es muy grande, de más de 50 mil hectáreas que afecta toda la parte hidráulica de la región".

"Vamos a necesitar varios años con buenas lluvias, que llueva en la zona, en toda la cuenca del río Quinto, sur de Córdoba y oeste pampeano que va drenando a La Picasa y por desborde va abasteciendo lagunas aguas abajo", añadió.

Signorelli sostuvo que "esta es una situación multifactoriales. Estamos en un contexto de cambio climático. Estamos viendo situaciones más extremas, sequías fuertes. Los años llovedores están lloviendo mucho, con tormentas y situaciones de tipo tropicales en zonas templadas. Antes había varios días de lluvias, lloviznas y humedad y hoy las tormentas son cortas y de mucha intensidad, debido a las situaciones climáticas extremas que estamos viviendo".

Puso de relieve que desde el INTA "estamos trabajando intensamente junto a los municipios e instituciones para que la población tome conciencia pero estas son situaciones que van a escala planetaria. Se está trabajando en la toma de conciencia porque es algo que nos afecta a todos: a la calidad de vida de las personas, el turismo, la economía", expresó a Radio Nacional.

Si todavía no recibís las noticias de PRIMERA PLANA en tu celular, hacé click en el siguiente enlace https://bit.ly/3ndYMzJ y pasarás a formar parte de nuestra base de datos para estar informado con todo lo que pasa en la ciudad y la región.