• nubes
    19° 14 de Abril de 2024
viviana-hijosjpg

Se les incendió la casa, quedaron en la calle y viven en un bar a metros de la Municipalidad

Viviana y sus tres hijos están alojados en un local gastronómico cuyos propietarios la ayudaron a conseguir donaciones hasta que puedan volver a una vivienda

En un inmenso gesto solidario, la dueña de un local gastronómico le brindó uno de los ambientes de su local para estar junto a sus hijos. En pocos días tuvo una gran repercusión y logró recolectar ropa y algo de comida pero aún le resta conseguir una cama, muebles y una casa para vivir.

Cuando uno ingresa al bar ve niños jugando. A la par juega Pedro, el hijo de 2 años de Paula con Leon, el hijo de “Vivi”, los  dos niños de la misma edad. Sin diferencias, de igual a igual, la solidaridad se ve incluso en que Pedro comparte sus juguetes con Lucas el mayor de los hijos de Viviana.

Vivi se encuentra alojada en una de las habitaciones del bar “Torto’s Café”, ubicado en calle Florida 675, donde está rodeada de donaciones de ropa, pañales y algo de comida que le fueron llevando durante el fin de semana. “La gente es muy buena y nos está ayudando”, expresó.

Aunque duerme en el piso se encuentra sumamente agradecida de tener un techo donde permanecer hasta conseguir alguna vivienda para alquilar tras el incendio de su casa el pasado jueves por la madrugada.

La joven mujer tiene tres hijos: Lucas de diez,  León de dos años y el bebé Román de cinco meses de edad.

 

Los hechos

La joven madre estuvo alquilando en una vivienda que no tenía luz y allí se desató el siniestro: “estábamos ‘a vela’ y nos dormimos con la vela prendida, estaba durmiendo y teníamos la vela arriba de la mesa. No me podía despertar, cuando me desperté abrí los ojos y  estaba todo prendido fuego” recordó en diálogo con PRIMERA PLANA.

“Pienso yo que si no me hubiese despertado hoy yo no estaría con los nenes” reflexiona mientras su tono de voz se quiebra.

“Hice todo lo posible para sacar a mis hijos, al más grande no lo podía despertar y gracias a Dios los pude sacar que es lo más importante”, agregó.

 

Una inmensa solidaridad.

El viernes, Paula Tortonesi, propietaria del bar que Lucas, el mayor de los tres hermanitos frecuentaba todas las mañanas para desayunar recibió la noticia de lo que les había pasado e inmediatamente decidió actuar. Inició una campaña solidaria para pedir ayuda para la familia, subió una foto a la historia de Instagram del local y de inmediato se inundó de solidaridad.

“Tuve la suerte de encontrarme con Paula”, reconoció Viviana y agregó que “si no fuera por ella en este momento la gente no me ayudaría”, al tiempo que recuerda cómo fue que comenzó la cruzada solidaria: “ella me dijo que nos iba a sacar una foto para sus redes y la gente ayudó un montón”

La joven se encuentra sumamente agradecida por la colaboración de la comunidad pero no se esperaba que su caso tenga tanta repercusión “como está todo complicado yo pensaba que la gente no iba a tener ese corazón para ayudar. Sabiendo que uno a veces no puede conseguir para uno mismo no pensé que iba a ver tantos resultados positivos”, reconoció.

Entre este momento necesitan colchones, sabanas, una mesa o algún mueble y principalmente un lugar donde poder vivir porque “los dos nenes duermen apretaditos en el piso”, describió.

Si todavía no recibís las noticias de PRIMERA PLANA en tu celular, hacé click en el siguiente enlace https://bit.ly/3ndYMzJ y pasarás a formar parte de nuestra base de datos para estar informado con todo lo que pasa en la ciudad y la región.