• cielo claro
    19 de Agosto de 2018
perritos-minjpg

6 beneficios de tener una mascota para la psicología humana

Reducen el estrés. Estudios han revelado que tener una mascota y acariciarla frecuentemente, ayuda a reducir los sentimientos de estrés, ansiedad y depresión. Esto se debe a que la caricia sobre el animal estimula la liberación de las hormonas oxitocina, dopamina y serotonina, que se relacionan con la vinculación emocional, la felicidad y el bienestar.

Hay un refrán que dice: “No has conocido el amor verdadero si no has tenido una mascota”. Y al parecer es muy cierto, el amor nos da felicidad y la felicidad nos hace humanos cada día mejor. Pero más allá de temas espirituales y emocionales hay razones clínicas por las cuales acoger una mascota.

Tener una mascota proporciona calidad de vida, y nos aporta múltiples beneficios. Cuidar de ellas requiere de mucha responsabilidad, pero el resultado compensa el esfuerzo; ya sea una mascota más convencional, como un perro o un gato, o bien una algo más exótica, como una iguana, todos conllevan mejoras en la salud de sus dueños.

Pero veamos con detenimiento como tener una mascota puede ayudar a nuestra psiquis y bienestar.

1 Alarga nuestra vida

Como hemos dicho las mascotas son una gran responsabilidad. Sin embargo, Sacar a pasear a tu perro te aporta un extra de ejercicio físico diario; al igual que cambiar el agua a tu pez de colores mantiene tu mente activa.

Este ejercicio físico o mental ayuda a mantener activo el cuerpo, nuestra circulación se activa y la posibilidad de padecer ciertas enfermedades disminuye.

2 Nos ayudan a superar obstáculos

Estos pequeños amigos son capaces de darle un nuevo sentido a la vida de gente en circunstancias de vulnerabilidad. En especial, a personas con problemas psicológicos, mediante la canalización de emociones.

En cuanto a personas con enfermedades crónicas; hay algunos centros de entrenamientos para perros donde se les enseña a detectar los síntomas de las hipoglucemias e hiperglucemias en pacientes con diabetes.

3 Evita el sentimiento de soledad y aislamiento

Nuestras mascotas nos ayudan a superar el sentimiento de soledad pues, primeramente, nos hacen compañía. Es una de las muchas razones por las que las personas mayores deciden tener una mascota, ya sea un perro, un gato o un pájaro.

No obstante, además de acompañarnos, las mascotas como los perros nos ayudan a socializar más, ya que su cuidado implica sacarlos a menudo a pasear. Las personas que tienen perros acaban por relacionarse con otros dueños de perros, ya que comparten los mismos espacios verdes o caminos.

4 Nos hacen más felices

Según diversos estudios del comportamiento físico-emocional, cumplir con los cuidados que una mascota necesita estimula en nosotros la segregación de dopamina y serotonina, las hormonas de la felicidad y el bienestar.

Asimismo, se reducen los niveles de cortisol, la horma causante del estrés, lo que nos hace sentir placenteramente más tranquilos.

5 Nos obliga a ser responsables

Esta es una de las mejores razones para darles a los niños una mascota: los obliga a cuidar de un ser vivo, que depende en gran medida de lo que ellos hagan.

De esta forma no solo aprenden a relacionarse con otras especies, sino también a entender que deben preocuparse por su bienestar. Esto les enseña a ser más empáticos no solo con otros animales, sino también con las personas.

6 Nos hacen inmunes

Por último pero no menos importante, tener una mascota, especialmente desde la infancia, nos expone a nos expone a alérgenos y a patógenos extraños, sensibilizando así nuestro sistema inmunológico.

También puede reducir las posibilidades de desarrollar diferentes tipos de alergias si nos exponemos en los primeros años de vida.