• cielo claro
    16° 22 de Febrero de 2020
brindisjpg

Cada vez que termina un año…

Patricia Raimundo Por Patricia Raimundo | 31 de Diciembre de 2019

El final de un año y el comienzo de otro representa un momento cargado de simbolismo, por eso lo celebramos con costumbres alejadas de toda lógica racional. El ritual nos hace tomar conciencia de que siempre tenemos una oportunidad para cambiar, para tomarnos en serio y así renovar nuestras promesas y dar lugar a los sueños que vendrán.

El hombre es el único ser en el Universo capaz de proponerse fines, los cuales establece en función de las metas que quiere alcanzar. Varios son los autores que han planteado cuál es el fin último del hombre, pero aún no han conseguido ponerse de acuerdo porque para unos es la justicia, para otros es la felicidad, algunos cuantos piensan que es el conocimiento mismo o el conocimiento de Dios y según Emmanuel Kant "el único fin del hombre es, en sí mismo, el hombre".

El hombre en todos sus actos se propone un fin, entendiéndose éste como el por qué, para qué y a dónde se quiere llegar y no como el cese del acto; así mismo se distinguen dos clasificaciones del fin.

El fin del hombre designa aquello que culmina o termina una tendencia o acción, obtenido lo cual el agente cesa de obrar y reposa, aquí nos referiremos al fin como la intención, el objetivo o la finalidad para la realización de un acto.

Todas las decisiones que tomamos las hacemos en función de un fin, de algo que perseguimos. Las acciones humanas están orientadas a la obtención del bien y de la felicidad.

Cuando Emmanuel Kant dice que el fin del hombre es el hombre en sí mismo, en esta idea se busca en conjunto la felicidad, la justicia, el conocimiento de Dios, la autorrealización y el perfeccionamiento; todo ello a favor del hombre porque llevan al bien supremo de él mismo.

Podemos decir que todo efecto tiene una causa, al igual que todo lo que existe y éstas se refieren desde lo que está conformado el objeto, su forma, como se produce y el motivo por el cual se hace. Se puede decir que analizando esto de manera individual nos será más fácil concluir cuál es el fin último del hombre en la vida presente.

La pregunta sería entonces: ¿Qué buscamos cada uno de nosotros en cada fin de ciclo, que no sea sólo producir, para tener o poder?

Que cada ciclo nos enseñe a vivir y disfrutar de cada instante, entender que el dolor y las pérdidas son parte de la vida. Que no todos los ciclos terminan, muchos permanecen abiertos aunque pase el tiempo.

Que podamos aprender a aceptar al otro, para no tratar de modificarlo.

Que entendamos como sociedad que lo que pase con el otro repercute en nosotros, en cualquier otro. El marginal, el loco, el de color, el que tiene una identidad sexual que es distinta a la nuestra, esos otros en una sociedad somos todos.

Buen año, buena vida.

Si todavía no recibís las notificaciones de PRIMERA PLANA, mandanos un Whatsapp al 2477.506005 con la palabra ALTA y pasarás a formar parte de nuestra base de datos. ¿Más fácil? Hacé click en el siguiente enlace http://bit.ly/2tCrZxJ.