• cielo claro
    10° 2 de Julio de 2020
covid-chacabucojpg

Otro caso de covid-19: la mujer lo contrajo en el conurbano

La llegada de la niñera que trajo coronavirus consigo desde la zona más contaminada del conurbano es minimizada por las autoridades. La cercanía de la familia que la mandó a buscar con un alto funcionario municipal hace que todos ignoren el caso.

Las frases y consejos caen en saco vacío cuando se borra con el codo lo que se intenta escribir en la mano. Eso parece que es lo que acontece en nuestra ciudad: las autoridades municipales recomiendan a la población cuidarse, pero a pesar de que ya cargan con una muerte en sus espaldas, volvieron a cerrar calles con montículos de tierra sin señalizar. Y así fue como un joven de 19 años lucha por su vida, en un centro de salud y con asistencia respiratoria.

Por otro lado, todo ese “cuidado” que a través de slogan, gacetillas de prensa y mensajes en redes sociales intentan transmitir las autoridades municipales para convencer a los vecinos que están haciendo todo lo posible para que el coronavirus no ingrese a la ciudad, se ve desmoronado de un plumazo con el ingreso de una niñera proveniente de Valentín Alsina, partido de Lanús, pleno foco de la pandemia local.

 Pero lo más interesante es quién trajo a esa mujer de 50 años para cumplir una función que está muy lejos de significar un servicio esencial. Llegó a Junín a bordo de un taxi/remis, que según puntualizaron desde el gremio, sería un vehículo radicado en Rojas. Y a pedido de la hija del doctor Norberto Covini, médico ginecólogo, y a su vez hermana del director de Obras Sanitarias Municipales, Guido Covini.

Tal vez por este lazo directo, que hasta pone en peligro el tan ansiado pase juninense a la Fase 5, es que la situación no mereció una conferencia de prensa con la Mesa Sanitaria a pleno, como aconteció con el verdulero -que ya fue dado de alta-. Si bien en esta ocasión la mujer no es una persona residente en la ciudad, venía a radicarse y de hecho tuvo contacto con varias personas: como mínimo el chofer del remis y toda la familia de los empleadores.

Otra vez, habrá que aislar a varias personas relacionadas con el remisero y con la familia Covini, más un montón más que pudo haber estado en contacto con ellos. Además, esperar… y rezar.

Operativo distracción

Mientras, los medios periodísticos amigos se llenaron la boca con un “operativo distracción” montado desde el área municipal. ¿En qué consistió? En poner de relieve que una mujer proveniente de Pilar no pudo ingresar a la ciudad porque no tenía el certificado de circulación correspondiente. Y los controles implementados en los accesos funcionaron a la perfección y le impidieron el acceso a Junín.

Por otra parte, tampoco hay voces desencajadas exigiendo datos filiatorios de los responsables de traer una mujer del conurbano sin haber realizado los chequeos correspondientes. Y como un secreto a voces, todos saben de quiénes se trata pero nadie lo dice en voz alta.

Tampoco hay información oficial sobre cómo repercutirá este caso importado en la ciudad. Si habrá que tomar recaudos extras y cómo se presentará ante las autoridades provinciales para que no signifique un estancamiento o retroceso en la fase de la cuarentena que deben cumplir los juninenses.

A cien días de aislamiento, es hora de empezar a tomar las cosas en serio. De tomar todas, y no algunas, las medidas necesarias para cuidar a la población. Y además, de dar el ejemplo.

Si todavía no recibís las noticias de PRIMERA PLANA en tu celular, hacé clic en el siguiente enlace https://bit.ly/2XQOP1I y pasarás a formar parte de nuestra base de datos para estar informado con todo lo que pasa en la ciudad y la región