• cielo claro
    11° 28 de Mayo de 2020
mascara-protectorajpg

El diseño como acción, no como reacción

Eugenio Paz Por Eugenio Paz | 15 de Mayo de 2020

El diseño es una de las profesiones en donde se proyectan nuevas realidades, objetos y espacios en torno a los usuarios y posibles escenarios. El diseño es acción y futuro.

Una pandemia mundial nunca fue un escenario pensado y menos aún deseado. Pero acá nos encontramos, y como diseñadores tuvimos ante nosotros una oportunidad de legitimar nuestra profesión, que el mundo pudiera conocer cuál puede ser nuestro aporte.

Prácticamente nos enceguecimos y perdimos de vista lugar que debemos ocupar, que no es solo diseñar sino también él de vínculo.

Comenzamos a competir por entregar una solución de la cual no tenemos certezas si será una verdadera solución o se convertirá en un futuro problema, con ansias de llegar primero o de cooperar fueron salteadas etapas y confundimos al comunicar, o permitimos que se confunda, productos como un respirador artificial automático con un asistente de respiración mecánico, olvidando para qué y para quien sirve cada uno (pacientes de alta o de baja complejidad respectivamente). La complejidad de cada elemento es sustancialmente mayor en uno que en otro y por sobre todo, ambos necesitan muchas horas de testeos para ser posible su uso.

Una buena acción puede aportar confusión y hacernos gastar esfuerzos en algo que no se podrá usar porque puede ser peligroso para la persona a tratar y legalmente para la persona que lo utiliza.

Esa misma voluntad llevo a comunidades makers (usuarios de impresoras 3d, autodidactas) nacionales e internacionales a desarrollar productos utilizados en la primera línea, que con el uso se fue comprobando que no evitaban la posibilidad de contagio a la persona que lo utilizaba, existiendo personal médico infectado. Finalmente éste tipo de máscaras (cubre ojos, nariz y boca) fueron desplazadas a empleados de salud de segunda y tercera línea, solo por señalar un caso. De ésta manera se utilizaron recursos materiales y energéticos que podrían haber sido optimizados.

Todos reaccionamos a partir de la buena voluntad buscando soluciones a partir del conocimiento que poseemos pero sin escucharnos ni involucrarnos conjuntamente.

Esa misma voluntad permitió que el modelo open-source (basado en la colaboración abierta) se comparta libremente y hoy sea utilizado por empresas e instituciones para sacar rédito económico o político tan solo modificando el diseño agregando el logotipo que corresponda.

Estas soluciones creadas de manera rápida sin la investigación y certezas que requiere un producto para ser utilizado en salud hoy son de distribución y venta libre.

En parte ésto se da por la necesidad de respuestas, que al principio creíamos inmediatas y en el tránsito nos dimos cuenta que esa inmediatez era impuesta por los involucrados que realmente deben dar respuesta al problema, las autoridades de cada área involucrada (salud y gobierno) que hoy sacan rédito por un producto desarrollado de manera libre.

El diseño es una profesión que no puede (y a mi parecer no debe) realizarse aislada, es el nexo y parte importante entre la relación productor, profesional y usuario. Palabras de Jorge Frascara describen apropiadamente ese ámbito: "Trabajar en equipo es aprender, aprender a entender diferentes maneras de razonar, aprender a respetar diferentes puntos de vista, aprender a hacer preguntas antes de emitir respuesta que carezcan de suficiente comprensión de las preguntas puestas sobre la mesa. El acto de diseñar siempre involucra a otra gente más allá del diseñador: clientes, usuarios, expertos de otras disciplinas, y autores de proyectos de investigación publicados".

Es vital la comunicación entre nosotros, con los profesionales del rubro para (y con) el que estamos trabajando, con los que van a producir y los que van a utilizar ese elemento que diseñemos. Un funcionamiento multitransdisciplinario para actuar de manera orgánica dando la mejor capacidad de cada uno sin afectar transformando ese ámbito en un ecosistema general que supone nuestro entorno laboral, encontrar el equilibrio para actuar sin vanidad y sin modestia.

Intentando proyectar ese futuro, Maria Ledesma hace preguntas que nos pueden ayudar para encontrar ese lugar ¿cuáles son las palabras claves en este proceso de reubicación del diseño? Hipotetizamos: complejidad, incertidumbre, estrategia, proceso, consumismo, conocimiento, transformación, multitransdisciplina, territorio, entorno, cultura proyectual.

El autor es Diseñador Industrial Independiente. Docente carrera de Diseño industrial UNNOBA/UNR

Si todavía no recibís las notificaciones de PRIMERA PLANA, mandanos un Whatsapp al 2477.506005 con la palabra ALTA y pasarás a formar parte de nuestra base de datos. ¿Más fácil? Hacé click en el siguiente enlace http://bit.ly/2tCrZx.