• cielo claro
    26° 4 de Abril de 2020
paro-peatonal-minjpg

Entre la responsabilidad de todos y la irresponsabilidad de muchos

Guillermo "Memo" García Por Guillermo "Memo" García | 16 de Marzo de 2020

Es la segunda vez en democracia que se adoptan medidas restrictivas en Pergamino. Esta vez demoraron más que en julio de 2009, cuando Héctor “Cachi” Gutiérrez decidió tomar drásticas determinaciones ante el crecimiento de casos de Gripe A. En esa oportunidad, Pergamino fue la primera ciudad de la Provincia de Buenos Aires en dar el ejemplo.

No sólo se cerraron las escuelas, sino también clubes, gimnasios, cines, teatros y otros lugares de esparcimiento público, que precisamente en estas últimas 48 horas generaron una multiplicidad de enfados conjugados con otra inmensa cantidad de quejas.

Por un lado, explotaron los enojos con las personas que no disminuyeron su tránsito por la zona céntrica pese a las recomendaciones -hoy obligación- y la foto de la ciudad de ayer a la tarde es una postal irrefutable. Y, por otra parte, fue blanco de críticas y cuestionamientos el intendente municipal, Javier Martínez por la liviandad de sus medidas.      

No es novedad que la situación que se vive es excepcional y merece decisiones urgentes y contundentes. Como también merece de la unidad de todos para que ser consecuentes con lo que está ocurriendo y actuar con la responsabilidad a la que cada uno está obligado desde su rol.

No sirve el “sálvese quien pueda”. Esta crisis genera la oportunidad de aprender la lección y ponerla en práctica. No depende de salidas individuales, sino de responsabilidad y solidaridad social.

Las góndolas vacías en los supermercados -cuya nota forma parte de esta edición-, sin jabones o alcohol en gel sólo por las dudas hace reflexionar que pocos pensaron en el otro: el que se lleva de más hace que le falte a otro que también debe lavarse las manos.

La foto del presidente Alberto Fernández, acompañado por el jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta y el gobernador Axel Kicillof, es una señal de madurez, lucidez y humanidad, virtudes que se necesitan más a diario y con mayor fuerza.

Espíritu de unidad y volver a hacer hincapié en la colaboración de todos para que el avance del coronavirus sea menor del que ya se teme, aunque el pico se prevea para los meses que se vienen, es indispensable.

Todos y cada uno debe y tiene que poner su parte y en ese “todos” se incluyen los comportamientos que se debe tener para evitar situaciones de riesgo que nacen de la irresponsabilidad de muchos.

Se reclama el cierre de algunos locales, como se requirió hasta ayer que los niños, adolescentes y jóvenes no vayan al colegio ni a la UNNOBA y estén en sus casas. A esto se suman los mensajes de máxima higiene, responsabilidad y cuidado que deben seguir siendo atendidos. Y esto es algo que si no cuenta con la colaboración de todos, no alcanzará los resultados previstos.

Responsabilidad, solidaridad y lucha conjunta. Estar unidos como ciudad. Eso es lo que debemos hacer sin perder el tiempo en otros debates.

También resulta necesario, por cierto, condenar las cadenas de mensajes e informaciones falsas que están circulando. Recados, contenidos, montajes que nada tienen que ver con la realidad y que solo persiguen asustar a las personas. La situación es lo suficientemente delicada como para que haya quienes quieran nutrirse del miedo.  Es un momento sensible, una situación que afecta de lleno a la seguridad de todos, sin excepciones de ningún tipo como para que se tengan que añadir salidas de tono, las que no deben ser alimentadas.  

Las conductas negligentes, imprudentes y egoístas conciben desconfianza, favorecen las estigmatizaciones y desgarran con un acuerdo social virtual que debería ser explícito: más temprano que tarde, cualquiera puede ser ese otro al que no sé cuida. Y en ese plano tan delicado, las autoridades, de manera unánime -y la dirigencia política, en su conjunto- no pueden distraerse ni escuchar poco cuando se activan las alarmas, cuando suena el timbre. Porque las crisis se terminan metiendo por la ventana.   

El autor es Periodista y Jefe de Redacción de PRIMERA PLANA

Si todavía no recibís las notificaciones de PRIMERA PLANA, mandanos un Whatsapp al 2477.506005 con la palabra ALTA y pasarás a formar parte de nuestra base de datos. ¿Más fácil? Hacé click en el siguiente enlace http://bit.ly/2tCrZxJ.