• nubes
    13° 11 de Abril de 2021
voluntarios-pergaminojpeg

Hacer lo que hay que hacer

Guillermo Memo García Por Guillermo Memo García | 7 de Abril de 2021

Casi en simultáneo cuando se conoció que Pergamino se encuentra en riesgo epidemiológico alto, la Municipalidad publicó y difundió que personal y voluntarios de Defensa Civil empezaron a recorrer las entidades financieras y oficinas donde se convoca una buena cantidad de público.

El operativo en la zona céntrica, que está muy bien, consiste en organizar filas, entregar barbijos y colocar alcohol. Es lo que hay que hacer. O mejor definido, una parte de lo que hay que hacer.  

Aquí se requiere más y mejor planificación para hacer frente a la pandemia, aumentar las acciones, pero sobre todo tomar la decisión política de hacerlo. Esa determinación de impulsar todas las herramientas de la atención primaria de la salud, que se motoriza a través de la descentralización de los distintos CAPS.

Promocionar, en educación sanitaria, informando, no solo sobre las medidas para prevenir el COVID-19 sino sobre el plan de vacunación. Y primordialmente trabajar en la detección precoz, que requiere de una amplia e integral labor de territorio, en cada barrio, en cada sector de la ciudad, sin excepciones. Porque la expeditiva identificación de vecinos y vecinas con síntomas puede ser indicativo de casos positivos coronavirus. Resulta prioritario y de suma urgencia poner en marcha operativos con test rápidos.

Es inexcusable no acompañar. Es indispensable ponerse los pantalones largos y cooperar con todas las acciones locales al alcance de la mano para acercarse a un nivel de cobertura de inmunidad mucho más alto que el obtenido hasta ahora, en el menor tiempo posible. Y ese objetivo no se puede obtener sí el Estado Municipal se desentiende de las coberturas.

Es esencial no demorarse en un limbo ineficaz que puede tornar lo que es pandémico en endémico, porque sin controles o sin hacer lo que hay que hacer, quedará el amargo saldo de delegar exclusivamente en la responsabilidad individual, lo cual es una de las partes. Pero no es todo. Lo que sí está muy mal es no hacer lo que hay que hacer.

Frente a este momento pandémico, la responsabilidad de que la sociedad alcance al mismo tiempo una inmunidad, socialmente aceptable, pertenece a la representación colectiva del Estado Nacional, Provincial y Municipal, aunque éste último juega un papel mucho más protagónico ya que, principalmente, se trata de un problema de salud pública.

Esta pandemia mostró que un virus que emerge en una parte del mundo puede ser una amenaza para cualquiera, en cualquier lugar, incluido Pergamino, que desde ayer se transformó en una de las 85 ciudades del país con alto riesgo de contagio.

Desde las actitudes cotidianas de cuidado de cada persona hasta las decisiones institucionales en todos los niveles, la experiencia de éste último año confirma que la colaboración no puede ni debe licenciarse.

El coronavirus demostró lo inútil que es no escuchar a los médicos, que autoridades tomen decisiones equivocadas e insulsas, a veces dejando de lado la opinión de infectólogos, epidemiólogos y especialistas en salud pública.

La situación exige líderes y gobernantes que tengan valentía, madurez, criterio y sentido común y competencia intelectual. Porque en cierta medida también sufrimos la incapacidad de conductores sin méritos que no hicieron ni hacen el trabajo como demanda en ésta hora tan particular y angustiante el suelo que compartimos.

*El autor es periodista, integrante del staff de PRIMERA PLANA y conductor de MEMOdeHoy, que se emite de lunes a viernes, a las 17:00 hs., por RADIO MAS (FM 106.7)

Si todavía no recibís las noticias de PRIMERA PLANA en tu celular, hacé click en el siguiente enlace https://bit.ly/3ndYMzJ y pasarás a formar parte de nuestra base de datos para estar informado con todo lo que pasa en la ciudad y la región.