• nubes dispersas
    19° 16 de Octubre de 2018
pobreza-indigentesjpg

Marcadores de pobreza

Patricia Raimundo Por Patricia Raimundo | 7 de Junio de 2018

El Indec acerca de determinar pobreza y marginalidad presenta datos sobre los hogares y personas bajo la Línea de Pobreza (LP), que se elaboran en base a datos de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH). A partir de los ingresos de los mismos se establece si éstos tienen capacidad de satisfacer -por medio de la compra de bienes y servicios- un conjunto de necesidades alimentarias y no alimentarias consideradas esenciales. El procedimiento parte de utilizar una Canasta Básica de Alimentos (CBA) y ampliarla con la inclusión de bienes y servicios no alimentarios (vestimenta, transporte, educación, salud, etc.) con el fin de obtener el valor de la Canasta Básica Total (CBT).

”La pobreza afecta a 17,9% de los hogares de todo el país y la indigencia a 3,5% de ese universo

Para calcular la incidencia de la pobreza se analiza la proporción de hogares cuyo ingreso no alcanza el valor de la CBT; para el caso de la indigencia, la proporción cuyo ingreso no alcanzan la CBA.  El método para medir la cantidad de pobres e indigentes en el país es el mismo. Se establecen dos líneas de ingresos: quienes no puedan comprar los alimentos básicos para cubrir sus necesidades de calorías (la Canasta Básica Alimentaria) son considerados pobres, y quienes no pueden comprar alimentos, otros productos y servicios básicos como ropa y transporte (Canasta Básica Total) son considerados indigentes.

En el acápite Economía y distribución del ingreso No. 202 de la exhortación apostólica Evangelii Gaudium el Papa Francisco refiere "La necesidad de resolver las causas estructurales de la pobreza no puede esperar, no sólo por una exigencia pragmática de obtener resultados y de ordenar la sociedad, sino para sanarla de una enfermedad que la vuelve frágil e indigna y que sólo podrá llevarla a nuevas crisis. Los planes asistenciales, que atienden ciertas urgencias, sólo deberían pensarse como respuestas pasajeras. Mientras no se resuelvan radicalmente los problemas de los pobres, renunciando a la autonomía absoluta de los mercados y de la especulación financiera y atacando las causas estructurales de la inequidad, no se resolverán los problemas del mundo y en definitiva ningún problema. La inequidad es raíz de los males sociales." (pag. 173).

Existen gran cantidad de familias que a pesar de sus esfuerzos, por sí solos no pueden salir de esta posición involuntariamente adquirida, a falta de recursos, aumenta la vulnerabilidad social, la imposibilidad de formación o capacitación laboral, mala alimentación y falta de recursos lleva a deterioro de la  salud, deterioro neurocognitivo y orgánico, aumento de enfermedades como diabetes, hipertensión arterial, enfermedades infecciosas etc., altamente incapacitante a corto plazo en especial por falta de tratamiento adecuado. Incapacidad de concentrarse o aprender. Falta de proyección a mediano y largo plazo.

Marginalidad

El término empezó a usarse principalmente con referencia a características ecológicas urbanas que degradan las condiciones ambientales e inciden en la calidad de vida de los sectores de población segregados.

Esta población se halla radicada en áreas no incorporadas al sistema de servicios urbanos, en viviendas improvisadas y sobre terrenos ocupados ilegalmente. En consecuencia en dichos sectores el agua potable sólo se consigue en forma precaria o transitoria; debido a la carencia de redes cloacales el drenaje de aguas servidas se realiza en las calles o en las acequias y no se hace una disposición adecuada de la basura, ya sea por falta de recolección o porque los desperdicios se convierten en un recurso económico para los pobladores.

 Cabe interpretarlo como un fenómeno de planificación urbana espontáneo y muy simple, cuyo éxito depende de una acertada  valoración dela jerarquía de los problemas, de las urgencias y de las previsiones frente a lo postergable. Crece mientras queda espacio libre y se perfecciona paulatinamente con apelaciones a la indiferencia del cuerpo social transformadas en presiones políticas.

Genera una organización, con códigos y normas propios, con transferencias y reconocimientos de los derechos adquiridos, con resolución de conflictos y autorización de prestigios, que tiende a homologarse e integrarse al cuerpo social que la conforma. Así se generan sentimientos de pertenencia, afectos, solidaridades y confianza, construidos lentamente en el proceso de consolidación. Es la reacción más positiva y noble del hombre frente a la exclusión. La “Villa” es la realización del anhelo de pertenecer. Pegoraro, titular de Cátedra de Delito y Sociedad en la carrera de Sociología de la UBA, sostuvo que "el 80 por ciento de los argentinos fue sometido a un proceso permanente de exclusión desde la década del 70, que los obligó a desarrollarse en niveles subhumanos de vida".

Para el sociólogo, "se trata de gente que ha perdido todo, incluso la identidad. Además de plantear cuestiones sociales o morales, debemos bucear en los interrogantes humanos. Creo que las modalidades violentas del delito pueden ser formas crueles de expresar la disconformidad y la resistencia".

Les guste o no a algunos, los pobres no se convierten indefectiblemente en delincuentes. Hay que seguir combatiendo la pobreza y la marginalidad por una cuestión de justicia y equidad social, porque tendremos una sociedad con una mayor calidad de vida, porque seremos más felices con menos pobreza, pero no como el punto central de las políticas de prevención de la delincuencia.

Delincuencia

La delincuencia se encuentra en todos los ámbitos socioeconómicos, adquiriendo distintos matices, de acuerdo al  lugar de pertenencia de los involucrados. Según nuestro código Penal Argentino un delito es un hecho típico, antijurídico y culpable. Estafas, robos institucionales, violación de las leyes de forestación, contaminación de aguas y aire con agroquímicos que producen gran cantidad de enfermedades respiratorias, hematológicas, oncológicas e incluso la muerte de muchos. Tráfico de armas. trata de mujeres y niños, y así podría seguir con una lista casi interminable. Aquí en la evaluación de los que cometen estos delitos, serían en su mayoría psicópatas, antisociales que rara aparecen en las cárceles. (Delincuentes de cuello blanco)

Aquí viene nuestro gran problema existe una gran población vulnerable, con otros problemas, frágiles de estructura psíquica, privados de familia, educación, comida. Entonces con un  delincuente que los contamine alcanza para movilizar a niños y jóvenes que han crecido con el alma arrasada, en hogares privados de comida, cuidados básicos, un techo, y cualquier tipo de vínculo afectivo.  A raíz de esa depravación sus estructuras mentales  se alteradas, (borderline, ezquizotípicos, retrasos mentales leves a moderados) y son fácilmente manipulables

Ellos van a la cárcel en su mayoría o llenan expedientes judiciales, el dolor del abandono, las carencias, la total indiferencia del otro, a punto de considerarlos nada, los llena de enojo, que se transforma en violencia contra una sociedad que margina.

La autora es Especialista en psiquiatría y psicología clínica. MP 62951 MN 158734