• lluvia moderada
    36° 25 de Enero de 2021
laguna-de-gomezjpg

¿Nueva “Fiebre del Oro” en la región?

La posibilidad de acceder a un detector de metales se convierte en una oportunidad para los buscadores de ese elemento valioso. Alcantarillas, cursos de agua y hasta desagües pluviales se convierten en zonas de “pesca”

El oro, históricamente, un metal dúctil, maleable y escaso fue símbolo de valor y riqueza. Sus propiedades fueron conocidas por milenios y durante mucho tiempo fue el “patrón” de referencia para determinar el valor de las monedas.

Además, es el más apreciado en joyería y referencia en el arte y la cultura. A la fecha un gramo de ese elemento tiene un valor de alrededor de 5.700 pesos argentinos.

En este contexto y ante una crisis económica mundial que no da tregua, los métodos para hacerse con algún bien que asegure la subsistencia se vuelven más y más ingeniosos y lo que en épocas de bonanza se descarta por trabajoso o difícil se transforma en algo factible en tiempos de vacas flacas.

Es así como, usando el ingenio y la tecnología, reaparecieron los buscadores de oro que, munidos de un detector de metales, se acercan a las alcantarillas, desagües, cursos de agua o literalmente a cualquier lugar que consideren con posibilidades de alojar rastros de ese metal.

Según pudo averiguar PRIMERA PLANA, el precio de un detector de metales nuevo ronda los 17 mil pesos, lo que indica que encontrando poco más de 3 gramos de oro se puede amortizar la inversión inicial, aunque no alcanza sólo con ese artefacto, también hay que utilizar el ingenio para saber qué y dónde buscar.

La mayoría del oro encontrado en la zona proviene de joyas extraviadas, anillos o aros caídos en sumideros hogareños que terminan en alcantarillas, cadenas o pulseras perdidas y arrastradas por el agua hacia el Arroyo.

Con paciencia y cierta “maña”, los buscadores de oro se las ingenian para hacerse con esos elementos, que en un buen día pueden significar una importante ganancia.

En la región, uno de los sitios que más resultados dio hasta el momento es la Laguna de Gómez, que se encuentra próxima a la ciudad de Junín, donde producto de la sequía las aguas se encuentran bajas y facilitan las búsqueda.

De acuerdo a la información obtenida por PRIMERA PLANA, la zona del Espigón, que antiguamente se utilizaba como balneario y que en la actualidad está cerrada por peligro de derrumbe, es el lugar donde más hallazgos se  produjeron. Tanto es así que un hombre oriundo de Carlos Tejedor lleva recolectado un kilo y medio de oro con el hallazgo de alianzas, cadenas y anillos.

 

 

Si todavía no recibís las noticias de PRIMERA PLANA en tu celular, hacé click en el siguiente enlace https://bit.ly/3ndYMzJ y pasarás a formar parte de nuestra base de datos para estar informado con todo lo que pasa en la ciudad y la región.