• cielo claro
    17° 11 de Noviembre de 2019
loteo-san-pedro-1jpg

Denuncian por "estafa" a inmobiliaria por vender terrenos que "no se pueden subdividir"

La compra de terrenos con dificultades para su posterior subdivisión y escrituración es un problema que aqueja a muchos sampedrinos que embarcados en el sueño de la vivienda propia decidieron comprar a partir de loteos promocionados por inmobiliarias. Al menos un caso llegó a la Justicia.

Se trata de propietarios de terrenos en el barrio El Durazno, ubicado en el camino Lucio Mansilla, quienes denunciaron penalmente por estafa a los representantes de la inmobiliaria Mariana Bennazar y a una persona identificada como Federico Curto —quien ya se vio envuelto en una polémica relacionada con inmuebles— porque no pueden subdividir para escriturar ni construir en el lote que adquirieron a raíz de la normativa vigente, que se los impide.

Desde la inmobiliaria informaron que están al tanto del reclamo y que hay "otros compradores que pudieron subdividir" pero que una de las denunciantes "confeccionó mal el plano" y que si lo hiciera "como corresponde" podría construir y obtener su escritura, aunque quienes presentaron la denuncia tiene otra versión.

En la denuncia relatan que desde el año 2013 aparecieron folletos promocionando un loteo de 60 terrenos en esa zona. Muchos compraron en esa época y otros más adelante. Incluso hubo quienes adquirieron su parcela a través de la compra de una cesión de boleto de compraventa a compradores originales.

En cada documento, el cedente es Federico Curto y el trámite se hizo a través de la inmobiliaria Mariana Bennazar por ante la escribanía Botta, que certificó las firmas aunque sólo eso y "no el contenido", sin ningún tipo de intervención en la operación.

En esa inmobiliaria, una persona identificada en la denuncia como Sergio Llull —es el esposo de Mariana Bennazar— les informó a los compradores que "el terreno se podía adquirir ya que no h había ningún problema y que una vez terminado de pagar se podía hacer la subdivisión y la correspondiente escrituración". Sin embargo, aseguran, pronto empezaron los problemas.

Una de las compradoras contó contrató a una arquitecta para que presente en la Municipalidad un plano para la construcción de un quincho y una pileta. En Obras Públicas, el plano fue rechazado porque no cumplía con la normativa vigente. Cuando lo consultaron a Llull por el inconveniente, la respuesta que dicen que les dio fue sorprendente.

Según consta en la denuncia, el represantante de la inmobiliaria Mariana Bennazar les dijo que debían presentar otro plano "omitiendo la verdad" y que tenían que "dibujar una casa y otra pequeña para un supuesto casero". La titular del lote y la arquitecta no accedieron y todo empezó a complicarse.

Aunque según denunciaron Llull les dijo que los terrenos se podían subdividir y que incluso algunos lo habían heho a pesar de tener el mismo inconveniente, una de las denunciantes dejó expresado que al no poder tener la aprobación municipal de los planos no pudo edificar su casa, ya que en Municipio le explicaron que lo autorizado "es una vivienda por parcela".

Los denunciantes obtuvieron información que indica que hubo autorización del Municipio para la venta de 60 lotes para la construcción de una vivienda por cada uno, aunque "los subdividieron por croquis en más de setenta, vendiendo algunos a dos o más titulares, llegando algunos a estar subdivididos en cuatro".

Averiguaron que "el señor Necol, Carlos Adolfo le vende un lote de terreno a LLull, Sergio, quien posteriormente firma una sociedad con Allegrone y Curto y lo lotean en parcelas, denominado barrio El Durazno".

La cláusula quinta de los contratos dicen que "la subdivisión se encuentra en trámite por el ingeniero Héctor Allegrone y estará finalizada en un plazo de 12 meses, aproximadamente" y que "los gasstos correrán a cuenta de la parte cedente", es decir de Federico Curto.

"Si cada uno de los adquirierntes hubiese sabido de esta rmativa, en la cual se había encuadrado esta subdivisión de terrenos, nunca hubisen comprado, ya que si no podríamos construir nuestra vivienda ¿para qué queríamos un terreno?", señalaron en la denuncia.

"Hay compradores que subdividieron", aseguraron desde la inmobiliaria. Explicaron que hay quienes no subdivieron porque o bien no terminaron de pagar o no tienen el dinero para el trámiite, pero que podrían hacerlo "sin problemas" porque hicieron los planos "como corresponde". Aseguran que la Justicia les "dará la razón".

Como se puede ver en la página de Facebook de la inmobiliaria Mariana Bennazar, el loteo El Durazno, vida campestre sigue como oferta y hay terrenos disponibles para la compra. "Posesión inmediata ante escribano público. Titulos perfectos", dice la promoción, que habla de "lotes de 800 m2".

Los contratos de compraventa dicen que  "será condición resolutoria la obligación de construir una vivienda familiar compatible con el barrio residencial dirigida por profesional competente". Sin embargo, no pudieron, por lo que consideran que hubo un "accionar malintencionado y mendaz" por parte de los denunciados que afectó "el derecho de construir y escriturar" de cada uno de ellos.

Ante la Justicia, los denunciantes esperan una condena penal y un resarcimiento económico por el caso. Además, elevaron pedidos al gobierno y al Concejo Deliberante para que se tenga en cuenta su situación, puesto que lo que les impide la subdivisión y escrituración de sus lotes es una ordenanza vigente.

Si todavía no recibís las notificaciones de PRIMERA PLANA, mandanos un Whatsapp al 2477.506005 con la palabra ALTA y pasarás a formar parte de nuestra base de datos. ¿Más fácil? Hacé click en el siguiente enlace http://bit.ly/2tCrZxJ.