• cielo claro
    24° 25 de Octubre de 2021
ni-una-menos-rosariojpg

Desfiguró a la novia, abusó de una menor y robó: Lo condenaron a 7 años y medio de prisión

En Rosario, un joven de 21 años golpeó salvajemente a su novia con un rebenque, quedó en libertad y robó en la zona sur. Después salió a la luz que abusó de una menor de edad

Parece poca castigo por la densidad del caso. Pero para el Poder Judicial un joven de 21 años que reconoció su participación en los hechos, fue condenado en un juicio de trámite abreviado a siete años y medio de prisión por violencia de género contra su ex pareja, una chica de 15 años a la que desfiguró con un rebenque y le provocó graves lesiones (aunque fueron calificadas de leves por un médico forense) que obligaron a su internación; por abuso sexual simple de una menor de edad; y por haber participado de un robo con un arma blanca en la zona sur de Rosario.

La pena sobre Claudio Facundo Godoy encierra tres legajos penales cuyas víctimas difieren en relación a los delitos de las que fueron blanco, y condensa la historia de un hombre violento, perverso y cuya conducta dejó severas consecuencias.

En primera instancia fue acusado de un gravísimo hecho de violencia de género ocurrido el 1º de febrero de 2020 que tuvo como víctima a su ex pareja, una adolescente de 15 años que llevó a vivir con él a una casa de la localidad de Fighiera un par de meses antes.

Con algunos antecedentes anteriores de amenazas, sometimientos, agresiones físicas y verbales, ese día Godoy, atravesado por el consumo de drogas y alcohol, traspasó los límites. En presencia de un amigo, quien le tocó la cola a la y a la vez sugirió que le era infiel, tomó un rebenque y la sometió a golpes.

Arrodillada y con un rebenque

La obligó a ponerse de rodillas, la tomó del cuello mientras le manifestaba “ves, esto se le hace a las pibas que te gorrean, hay que matarlas porque así no sufren más”. Luego la tiró al piso y comenzó a darle golpes con el rebenque en la cara; la tomó del rostro y le dijo: “dale gritame, gritá fijate lo que te voy a hacer, yo sé que te querés escapar, hacelo y fijate lo que te pasa”, la amenazó.

En esa circunstancia, la adolescente logró salir y pedir auxilio a su madre, que residía a pocos metros. La víctima fue internada en el Hospital Samco de Arroyo Seco, donde los médicos determinaron que sufrió contusiones frontal y nasal en ojo derecho y sobre los labios, hematomas en antebrazo derecho y brazo izquierdo; excoriaciones y contusiones en dorso, y en miembros inferiores.

A pesar de la terrible golpiza, un médico forense calificó la lesiones como “leves”. Tras la intervención del a fiscal de Violencia de Género Luciana Vallarella, Godoy fue imputado en una audiencia donde se describió el contexto machista. Sin embargo, recuperó la libertad tras una decisión del juez de primera instancia Nicolás Foppiani.

Antecedentes

En ese marco, los familiares de la chica indicaron que otras veces “le había pegado patadas en la cabeza”, y cuando la víctima se iba de la casa a refugiarse con su madre, el imputado la buscada. Y explicaron que “le tenía miedo y no sabían por qué volvía con el agresor”.

La fiscal calificó la conducta del imputado como autor de lesiones leves agravadas por el vínculo y el contexto de violencia de género, amenazas simples (dos hechos) y desobediencia a una orden judicial, todo en el marco de las leyes de protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres.

Libre, robo y abuso

Pero Godoy no amedrentó. El 29 de julio de 2020 a la medianoche se trasladaba en una motocicleta por Dorrego al 6300 de Rosario, cuando en la vía pública interceptó a un hombre, lo amenazó con un cuchillo, forcejeo, lo tiró al piso y le robó un teléfono celular.

Quien lo acompañaba era su joven pareja y víctima de violencia de género. El escapó a pie porque su cómplice se cayó de la moto. Luego logró ser detenido por personal policial en bulevar Oroño y Battle y Ordoñez.

En ese caso fue imputado por fiscal Fernando Sosa, de la unidad de Flagrancia, por el delito de robo calificado por uso de arma blanca, consumado, en calidad de coautor. Pero había más sorpresas en el historial de Godoy. Una familiar directa lo denunció por abuso sexual.

Una historia que salió a la luz luego de que el agresor le tocara la cola en la intimidad en noviembre de 2019. La chica, menor de edad, pudo narrar los ataques, que se trataba de tocamientos, luego de que el joven quedara detenido. Incluso, la víctima recordó ante profesionales del gabinete psicológico del Ministerio Público de la Acusación, que había sido víctima de un abuso cuando tenía 12 años.

Por este último hecho, el fiscal Diego Meinero, de la unidad de Delitos Sexuales, lo acuso de “abuso sexual simple agravado por haber sido cometido por un familiar de la víctima”, en calidad de autor y consumado.

Reconocimiento y condena

Los tres legajos penales que condensan el derrotero de Godoy, se resolvieron de manera conjunta esta semana mediante un juicio de trámite abreviado, que supone un reconocimiento de los delitos cometidos.

Con acuerdo de las partes, la jueza de primera instancia María Isabel Más Varela homologó el procedimiento abreviado presentado por la Fiscalía, aceptado por la defensora pública Marianela Di Ponte, y convalidado por las familias de las víctimas. Así, se condenó a Claudio Facundo Godoy a 7 años y 6 meses de prisión efectiva.

Si todavía no recibís las noticias de PRIMERA PLANA en tu celular, hacé click en el siguiente enlace https://bit.ly/3ndYMzJ y pasarás a formar parte de nuestra base de datos para estar informado con todo lo que pasa en la ciudad y la región.