• cielo claro
    18 de Agosto de 2022
levato-fliajpg

El deporte en la sangre: A la dinastía Levato no hay con qué darle

Una historia de orgullo que se transmite de una generación a otra y trasciende las fronteras de la ciudad. Ayer Diego y Mateo fueron los principales protagonistas

Oscar Rodríguez, de El Estratega, entrevistaba a Diego Levato a los pocos minutos del final del partido en Rancagua. Argentino de Pergamino ya había eliminado al de Rancagua y se aseguraba el pasaje a la final del segundo torneo de la Liga de Fútbol.

Lo escuché atentamente al entrenador porque había conseguido un logro importante, jugando bien, ganando con autoridad y dejando al margen del certamen al ganador de la primera parte de la temporada.

Cuando Diego, exjugador de Douglas Haig, Los Andes, Aldosivi y Guillermo Brown se despidió, tras saludar a Juan Cuzzolino, puse TyC Sports y aparece en primer plano, Mateo Levato, moviéndose en el área, esperando un tiro de esquina. Fue la figura de Deportivo Morón, que también ayer pasó por arriba a Defensores de Belgrano.

Le ganó 3 a 0, en un partidazo y se prende con enorme expectativa en el desenlace de la Primera Nacional.

Mateo, sobrino de Diego y exjugador de Los Andes y Flandria, convirtió dos goles: a los 22 y 38 minutos del primer tiempo. El atacante de 25 años fue la figura en un partidazo.

Sucedió que en cuestión de segundos encontré a dos Levato en la televisión, casi al mismo tiempo, protagonistas de un sábado inolvidable.

Hubo otro que seguramente sufrió más que los dos, pero también celebró por partida doble: José Luis, presidente de Argentino, hermano de Diego y papá de Mateo. Se quedó en Rancagua, pero “su otra mitad” estaba en el Estadio Nuevo Francisco Urbano.

Por su parte, a Mauricio, exjugador de Douglas Haig, Los Andes, Beira Mar de Portugal, Cartagena de España, Atlético Rafaela, Huracán de Tres Arroyos, San Martín de Tucumán y Sportivo Las Parejas, le tocó cubrir a Diego en el complejo Fútbol 32, aunque tampoco dejó de seguir a su hermano y a su sobrino, a través de las redes sociales y los medios de comunicación.

El que menos problemas se hace es Germán, el más grande de “Los Levato”. Siempre fue el más tranquilo en todo, inclusive para jugar al fútbol, el deporte que todos practicaron, aunque José Luis se terminó inclinando por el basquetbol.       

Germán Roberto, José Luis, Mauricio Pedro y Diego Damián son los cuatro hijos de Roberto y Stella Maris Peluso, más conocida como “la mamá de los hermanos Levato”. Los cuatro empezaron jugando al fútbol en el club del barrio, que hoy preside José Luis. Y Mauri y Diego se transformaron en los ídolos contemporáneos de Douglas Haig.

La historia de la familia en el deporte no termina en ellos sino tal vez empieza. Porque Benjamín, de 22 años, hijo de José Luis y hermano de Mateo, es una de las figuras de Pergamino Básquet, goleador del equipo en las dos primeras presentaciones por la Liga Argentina. Y Constanza, su hermana, con 25 años, hoy entrenadora de voleibol, jugó en las selecciones de Pergamino y Provincia de Buenos Aires.

Otra Levato que brilla en voleibol es Bianca, de 16 años, hija de Mauricio y al igual que su prima, integra la selección de la ciudad y forma parte del combinado bonaerense. Hay más de la familia en esa disciplina: Alma, hija de Diego; Mora, hija de José Luis e Isabella, hija de “Mauri”, son jugadoras de la categoría Sub12 del albiceleste del Barrio Oeste Martín Illia.   

Lorenzo, hijo varón del “Cabezón”, juega en la Sub 13 de fútbol de Argentino y Thiago, hijo de Diego, de 16 años, ya está en la Academia Javier Mascherano.

Juan Segundo Levato, hijo de Germán, también juega al fútbol en las divisiones Sub 17 y Sub 21 de San José.

Pareciera que cuando se hizo la “repartición de dones deportivos” algunas familias llegaron primero, se quedaron con lo mejor y parece ser que esto se hereda.

La familia Levato es uno de los ejemplos más contundentes. Son una marca registrada en la ciudad, cuyo apellido resulta imposible que pase desapercibido.

El sentimiento que los abraza es transmitido de una generación a otra y ayer el fútbol -o el destino- les regaló a los Levato otra de esas tardes históricas a las que están acostumbrados. Y por algo será.

*El autor es periodista, integrante de PRIMERA PLANA y de RADIO MAS (FM 106.7)

Si todavía no recibís las noticias de PRIMERA PLANA en tu celular, hacé click en el siguiente enlace https://bit.ly/3ndYMzJ y pasarás a formar parte de nuestra base de datos para estar informado con todo lo que pasa en la ciudad y la región.