• nubes dispersas
    22° 16 de Diciembre de 2018
embarazo-adolescente-minjpg

La Defensoría del Pueblo advirtió la necesidad de sancionar una ley provincial de “Parto respetado”

Desde la Defensoría del Pueblo quieren visibilizar la cantidad de casos de violencia obstétrica que se registran en la provincia. Piden una ley de Parto respetado que se adhiera a la ya sancionada a nivel nacional.

La violencia obstétrica es una de los flagelos principales que sufren las mujeres, pero que rara vez son denunciados. Se trata de una violencia psicológica y física hacia la mujer durante el parto.

A partir de los datos oficiales, se estima que las mujeres en condición de encierro son las más violentadas durante el parto, en donde las condiciones de atención son paupérrimas y el maltrato toca niveles relacionados a la tortura.

Desde la Defensoría del Pueblo de la provincia advierten que los casos y las denuncias crecen, y apuntan a la necesidad de que se sancione una ley al respecto para el territorio bonaerense.

Según los datos de la Defensoría que conduce Guido Lorenzino, durante 2017 se recibieron 112 denuncias vinculadas a “la vulneración de derechos durante el embarazo y el parto”. Entre las mujeres más afectadas son aquellas que se encuentran detenidas.

El 54% de estas presentaciones corresponde a “hechos ocurridos en hospitales públicos”, mientras que el 46% refiere al sector privado.

La violencia obstétrica comienza desde la falta de información al momento del parto, que vulneran la dignidad de la mujer, y también puede tener insultos y hasta violencia física explícita.

“Los casos más frecuentes que se denunciaron fueron la falta de información a las mujeres embarazadas; maltrato verbal y psicológico; prácticas médicas invasivas y la imposibilidad de estar acompañadas durante el parto”, expresaron desde la Defensoría.

Si bien existe una ley nacional, en la provincia todavía no se cuenta con una legislación propia que pueda adherirse a la norma. Uno de los pedidos que el organismo viene impulsado es la adhesión y reglamentación de dicha ley con la “participación de distintos sectores tales como colegios de profesionales de la salud, ámbitos universitarios de formación, obras sociales, ONGs y la propia Defensoría”.

“La violencia obstétrica aún no se considera un delito. Si hay mala praxis, sí, porque ese daño si está contemplado. Pero, por ejemplo, una cesárea innecesaria es algo que se avala a pesar de las consecuencia múltiples que tiene”, explican desde el Observatorio de Violencia de Género la Defensoría. 

A partir de los datos oficiales, se estima que las mujeres en condición de encierro son las más violentadas durante el parto, en donde las condiciones de atención son paupérrimas y el maltrato toca niveles relacionados a la tortura.

Actualmente, la Defensoría del Pueblo bonaerense está realizando una investigación conjunta con la Defensoría del Pueblo de la Nación, la Defensoría General de la Nación y la Procuración Penitenciaria de la Nación sobre violencia obstétrica en mujeres encarceladas para avanzar en el estudio del tema.