• cielo claro
    18° 17 de Octubre de 2018
local-cierre-liquidacionjpg

Los invito a caminar (sobre el comercio local)

 Kevin Escudero Por Kevin Escudero | 26 de Julio de 2018
La situación comercial en Pergamino es de mucha gravedad y se puede explicar, a grandes rasgos y con simplicidad, desde dos aristas: la caída del consumo y el aumento de los costos fijos.
Por ese motivo, el martes 10 de julio, se trató en el Concejo Deliberante una proyecto para declarar la Emergencia Comercial hasta el mes de enero del año próximo. 
Desde la asunción del gobierno de Cambiemos, las luchas por obtener paritarias libres y sin techo se volvieron cada vez más frecuentes y con menos respuestas estatales, llegando al punto en que la Justicia interviene, como en estos días, ordenándole a la Gobernadora Vidal que convoque la paritaria docente.
El declive comercial interno comienza con la caída de los ingresos del pueblo y en los aumentos salariales por debajo de la inflación, porque en un contexto de inflación descontrolada, con el dólar en alza y los salarios perdiendo mes a mes poder adquisitivo, la caida del consumo resulta inevitable, las familias comienzan a relegar gastos tales como indumentaria, perfumes, tecnología, salidas recreativas al cine,  restaurantes, etc. y esto se traduce, lamentablemente, en comercios cerrados y pymes quebradas, calles desoladas, desempleo y angustia.
Si no hay mercado interno, las Pymes, que son las mayores generadoras de empleo en Argentina,  comienzan a destruirse y a despedir gente. Luego esa gente deja de consumir y los comercios comienzan a vender menos y a cerrar sus puertas o despedir gente, que luego también dejan de consumir y entonces, las pymes producen menos, motivo por el cual reducen el personal, y así sucesivamente se da este círculo vicioso que arrasa con el empleo y la industria nacional, con la economía familiar y  desestabiliza cualquier proyecto personal. 
El gobierno de Cambiemos ha logrado, en dos años, llevarse puesta un economía que, con sus defectos y virtudes, funcionaba.
Una ecuación insostenible
Los comercios que perduran y resisten a la crisis, aquellos que todavía no han cerrado sus puertas, sufren mes a mes la caída de las ventas, que se ven reducidas, en algunos casos, al 50% con respecto al 2015 -hay que tener en cuenta las constantes devaluaciones que han deteriorado el valor del peso de una manera extraordinariamente nefasta-. El segundo problema que enfrentan los comerciantes es la suba de las tarifas de luz y gas, los fletes, los gastos bancarios, los aumentos de los alquileres, etc.
El golpe es doble para los comerciantes, se vende menos y se paga mas que antes, transformando el día a día en una situación insoportable e insostenible.
Desesperación y esperanza
Muchos comerciantes están pasando por situaciones similares, atravesados por la angustia de no vender y con la soga al cuello del alquiler, deseando volver a tener aquel modelo político y económico que nos abrazaba a todos y nos permitía vivir con dignidad. 
Emergencia comercial
En el Concejo Deliberante de Pergamino, se trató un proyecto del bloque de concejales de UC-PJ, que proponía declarar la Emergencia Comercial hasta el 1ro de enero de 2019 y algunas cuestiones para aliviar el malestar, al menos un poco, como la exención de la Tasa de Seguridad e Higiene, líneas de crédito y moratorias especiales para los pagos de la tarifa de luz.
El oficialismo local rechazó el proyecto, argumentando que no existe tal crisis comercial, desentendiéndose, una vez más, de los problemas cotidianos de la sociedad.
 
Para combatir los problemas,  primero hay que reconocerlos y aceptarlos, para luego tomar las decisiones adecuadas para contrarrestarlos, pero eso, al parecer, no esta en los planes de Cambiemos, que decide no escuchar, ni aceptar, ni mirar.
Si para Cambiemos no hay emergencia comercial, entonces los invito a caminar por la ciudad, visitar cualquier comercio y chocarse con la realidad. 
Inmersos en una situación desfavorable para las grandes masas, es menester reivindicar las políticas económicas populares de Perón, de Nestor y Cristina, que priorizaban los salarios de la gente y el aumento del poder adquisitivo, sostén del mercado interno y, por consiguiente, generador de empleo argentino.
*El autor es Militante del Frente para la Organización Popular (FOP)