• cielo claro
    17° 16 de Agosto de 2018
sexo-minjpg

Monogamia: ¿Construcción social o condición natural?

¿A cuantas personas de tu entorno más cercano le conoces alguna relación sexual por fuera de su pareja formal? Queda claro que el concepto de la monogamia existe pero llevarlo a la practica cuesta mas de lo que se habla.

Para comenzar es necesario hablar sobre lo que es la monogamia:

Según Wikipedia, en el mundo animal, se refiere a la relación de la pareja que mantiene un vínculo sexual exclusivo durante el período de reproducción y crianza (de las crías). En los humanos, la monogamia es un modelo de relaciones afectivo-sexuales basado en un ideal de exclusividad sexual por un periodo de tiempo que podría durar toda la vida entre dos personas unidas por un vínculo sancionado por el matrimonio, por la ley o por el derecho consuetudinario. Al practicante o creyente en este modelo de relación se le llama monógamo.

Subrayo “modelo de relaciones afectivo-sexuales basado en un ideal”, considerado que de esta premisa, desarrollaremos este articulo según nuestra ideología de proyecto #rompiendoeltabu.

Me he dado a la tarea de leer, investigar y cuestionar todo lo referente a el concepto de monogamia y su aplicación en el mundo actual.

Según articulo basados en la antropología social, la monogamia es considerado ser el resultado de una construcción social basando su aplicación en la preservación de la especie, ya que la monogamia, garantiza el desarrollo natural de las crías o hijos tomando en cuenta los puntos de vista tanto masculinos como femeninos.

Pero estos datos no son tan ancestrales como creeríamos o nos han hecho creer, según estudios mundiales, la poligamia en si era practicada por nuestras sociedades en su mayoría de forma patriarcal (hombres con varias mujeres), sin embargo existen 25 culturas mundiales donde la mujer es quien posee 2 o mas esposos, al parecer, históricamente, lo que ha sido más escaso es la monogamia estricta, tal y como explica Eduardo Porter en su libro Todo tiene un precio:

“Abundó en los grandes imperios del pasado, entre reyes y emperadores que podían permitirse muchas compañeras. Era una práctica común entre los poderosos del Irán zoroástrico, el Egipto de los faraones y en los imperios azteca e inca. El rey Salomón tuvo setecientas esposas y trescientas concubinas. Sin embargo, según la Biblia, eso molestó a Dios sólo porque muchas no eran hebreas sino moabitas, amonitas e hititas, etcétera, y poseían sus propios dioses. La poligamia fue prohibida en el judaísmo asquenazí sólo en el sínodo convocado por Gershom ben Judá allá por el año 1000 de nuestra era.”

Si echamos un vistazo a las sociedades entre 1960 y 1980, descubriremos casi 850 que practicaban la poligamia, según el Atlas etnográfico compilado por el antropólogo George Murdock, y que analizaba las costumbres y prácticas de casi 1.200 sociedades. Si la Iglesia mormona, por ejemplo, la desaprueba en Estados Unidos es por la intensa presión del Congreso de los Estados Unidos.

Es decir, que todo parece indicar que la poligamia se halla codificada en nuestros genes. 

“Los genetistas que estudian la variación genética en poblaciones de China, Francia, África y el Pacífico Sur descubrieron que las hembras transmitían más variedad genética a sus retoños que los varones, lo que sugería que había más hembras que varones que conseguían criar con éxito. Esto se corresponde con un marcador típico de la poligamia: los ricos copulan mucho con mujeres distintas; los pobres se reproducen poco o nada.”

Algo que si debemos aseverar es que las personas que viven en sociedades monógamas continúan teniendo posibilidad de tener relaciones con muchas mujeres aunque estén casadas, en otras palabras, somos afines a vivir en sociedades monógamas por nombre gracias a las ideologías sociales implementadas por la iglesia para preservar la especie pero somos capaces, sin freno social de ser infieles a los votos impuestos el día de la unión civil como religiosa dentro del matrimonio.

La monogamia en si es una practica impuesta mas que natural, en teoría es un ejercicio que se practica con el fin de confirmar y garantizar la preservación de la especie humana, de esta manera se “EVITAN” (lo coloco entre comillas porque lo ideal es que si lo debe evitar pero en la realidad no logra su cometido) las Infecciones de Transmisión Sexual por la falta de contacto con otras personas portadoras de las infecciones.

En fin, la poligamia es mas natural que la monogamia ya que esta impuesta en nuestro código genético, estén o no casados formalmente en familia, la necesidad de variar parejas sexuales solamente responde a una necesidad biológica, sin embargo, en nuestras culturas es implementada la monogamia por razones mas religiosas y sociales basadas en la garantía de proteger a la familia.

La vida en pareja es extraordinaria cuando se respeta la monogamia, pero cuando entra el tema de las infidelidades cuando se ha prometido fidelidad mutua, los conflictos comienzan a aparecer, por ello recomendamos que:

  1. Si vas a prometer fidelidad — CÚMPLE
  2. Si no crees ser capaz de prometer fidelidad — DÍLO DESDE UN PRINCIPIO.
  3. Si callas tu interés por la poligamia — NO TE QUEJES DE LAS CONSECUENCIAS.

Para romper un tabú, hay que hablar del tabú.

Comentarios