• algo de nubes
    13° 10 de Diciembre de 2018
dt-franciajpg

Para el técnico de Francia: "El éxito frente a Argentina fue determinante"

Didier Deschamps, técnico de Francia, aseguró que la victoria contra la Selección en los octavos de final motivó a los jugadores y les dio todavía más fuerza: "Eliminamos a una gran nación de fútbol, como lo es Argentina, y a su estrella Lionel Messi", admitió.

Entre la alegría, los festejos, e incluso la invasión de los jugadores en la conferencia de prensa, Didier Deschamps logró concentrarse y contestar las preguntas de todos los presentes. Y pese a que ya tenían la Copa del Mundo en las manos, no le importó hacer un repaso por la actuación de Francia durante todo el Mundial, y de hecho admitió que antes del comienzo, no se sentían como los principales candidatos. 

"No sabía si Francia era el mejor equipo, pero cuando terminamos primeros en la fase de grupos y comenzó la etapa de eliminación directa, los jugadores demostraron un gran carácter competitivo", explicó.

Los jugadores invadieron la conferencia de Deschamps
Además, destacó la importancia que tuvo para el equipo la victoria frente a la Selección en los octavos de final: "El éxito frente a Argentina fue determinante. Eliminamos a una gran nación de fútbol, como lo es Argentina, y a su gran estrella, Lionel Messi. Eso le dio mucha fuerza a mis jugadores. De cualquier manera, la euforia se podría haber pagado cinco días más tarde, en el partido frente a Uruguay. Pero este grupo demostró tanta hambre por llegar acá, que es lo que explica este resultado".

Por otro lado, Deschamps destacó que pese a la juventud de Francia, cuentan con "grandes individualidades, pero en el alto nivel el talento no es suficiente sino tienes fuerza mental para superar las dificultades".

Lo revolearon a Deschamps. Francia 4 - Croacia 2. Final. Mundial Rusia 2018.

Antes de la conferencia de prensa, Deschamps recibió la insignia que le acredita como ganador del Mundial como jugador en 1998 y como técnico en 2018, un logro que antes sólo habían conseguido el brasileño Mario Zagallo y el alemán Franz Beckenbauer: "Es un círculo muy cerrado y siento orgullo personal, pero sinceramente, estoy mucho más contento viendo felices a mis jugadores por ser campeones del mundo", contó.