• nubes
    17° 19 de Septiembre de 2021
tessone-medina-bocajpg

Dos pergaminenses con la camiseta de Boca Juniors el “día del fibrón”

A 37 años de un partido donde el xeneize tuvo que recurrir a varios juveniles como el sábado, Néstor “Pimpinela” Tessone, que compartió equipo con Walter Medina, hizo un repaso de ese histórico momento

Luego de más de tres décadas, aunque en un contexto totalmente diferente, el Club Atlético Boca Juniors volvió a recurrir al mismo remedio del sábado pasado, frente a Banfield: Los pibes del club.

En julio de 1984, el xeneize no atravesaba un buen presente institucional y había llevado al plantel profesional a una huelga. Fue así que dos pergaminenses le pusieron el pecho: Néstor “Pimpinela” Tessone y Walter Medina.

Ese partido fue derrota 2 a 1 contra Atlanta, pero además con un hecho que pasó a formar parte del anecdotario boquense ya que los números de las camisetas estaban pintados con fibrón negro, signo del desconcierto que atravesaba Boca.

El arquero Medina llegó a Boca Juniors en 1983 y a finales de ese año debutó en Primera, contra Instituto de Córdoba, en un partido que fue derrota para el xeneize 5 a 1. Y por la huelga de futbolistas, repitió en el partido ante Atlanta.

Después de eso tuvo algunos partidos más y quedó libre en el ‘86. Tuvo pasos por Hughes, Rivadavia de Peyrano y Jorge Newbery de Rojas para retirarse con la camiseta de la filial de River Plate de nuestra ciudad.

Por su parte, a Néstor Tessone, goleador de una interesante zurda, la vida lo puso ante la impensada oportunidad de pasar por las divisiones inferiores de Boca Juniors y ante la huelga de los jugadores profesionales, le llegó el ansiado momento de debutar en Primera División.

“Fue una situación del club muy difícil donde escaseaban hasta los alimentos. Los entrenadores de inferiores nos tenían que pagar hamburguesas a cada jugador para poder comer algo”, recordó el exfutbolista surgido en Sports.

En ese entonces, “ir de La Bombonera a La Candela a buscar la ropa era imposible por el tiempo” por eso que “el utilero sacó unas remeras de algodón con las tiras azul y amarilla pero eran de entrenamiento y con un fibrón le pusieron los números”, rememoró.

El sábado, contra Banfield, los juveniles debieron presentarse a jugar luego del escándalo en Brasil y ante la negativa del corredor sanitario. “Eramos chicos de 17 ó 18 años. Nos llamaron para concentrar un sábado a la noche sin siquiera saber si al día siguiente íbamos a jugar” sostuvo el “Pimpinela”, quien a la semana siguiente del partido contra Atlanta comenzó a entrenar con el plantel superior.

“Ahora ves a los chicos de las inferiores vestidos para entrenar y si los ves de lejos, no sabes si son jugadores de primera o de inferiores. En aquel momento si tenías el par de medias del mismo color tenías que sentirte satisfecho”, graficó Néstor Tessone.

Si todavía no recibís las noticias de PRIMERA PLANA en tu celular, hacé click en el siguiente enlace https://bit.ly/3ndYMzJ y pasarás a formar parte de nuestra base de datos para estar informado con todo lo que pasa en la ciudad y la región.