• cielo claro
    16 de Julio de 2018
same-pergjpg

SAME: Nuevo paradigma en la atención de emergencias

Pergamino adhirió hace 9 meses al sistema propuesto por el Gobierno provincial. El servicio público asiste en forma gratuita urgencias domiciliarias y en la vía pública del casco urbano.

El Sistema de Atención Médica de Emergencias (Same) comenzó a implementarse en la ciudad en el mes de octubre pasado y significó un cambio en el paradigma de asistencia en este campo, por cuanto supone trabajar con protocolos establecidos a nivel provincial y de manera coordinada. Antes, en el marco de un convenio suscripto por el Municipio, la prestación estaba en manos de una empresa privada. Hoy se transformó en un servicio público, producto de una decisión del Gobierno provincial al que han adherido buena cantidad de intendencias del territorio bonaerense.

La sede del Same Pergamino está ubicada en calle Tucumán, donde funcionan otras dependencias comunales como la central de monitoreo y Defensa Civil, lo que de algún modo unifica el manejo de información que tiene que ver con la atención de eventos que pueden irrumpir requiriendo la intervención de distintos agentes. En el caso del Same, el servicio está asociado a la atención médica de emergencias que puedan ocurrir en la órbita domiciliaria o de la vía pública y que signifiquen un riesgo de vida potencial para las personas involucradas en esos eventos. Para conocer cómo está funcionando y cuál ha sido su evolución desde su puesta en marcha, el doctor Federico Sibilia, coordinador del Same Pergamino, explicó la dinámica de trabajo y planteó algunos desafíos en la consolidación del sistema.

“El Same se implementó a partir del mes de octubre de 2017. Llevamos nueve meses cumplidos y antes de que se firmara el convenio entre el Municipio y la Provincia, vino gente de La Plata para capacitar a médicos, choferes y radio operadores en materias específicas para cada tarea”, comentó en el inicio del diálogo mantenido en el corazón del espacio donde se receptan las llamadas y se disparan las alertas que le permiten al sistema ponerse en movimiento.

“Estamos funcionando en el mismo espacio físico de la Central de Monitoreo y tenemos la ventaja de poder trabajar conjuntamente con Defensa Civil y la Policía local, que están emplazadas en el mismo ámbito. Esto facilita mucho la tarea porque nos permite trabajar en forma coordinada”, planteó.

En esta línea enfatizó: “Todos manejamos la misma información, esto acelera los tiempos y nos permite acudir al accidente o al evento con víctimas que requiere de nuestra presencia con la mayor celeridad posible”.

Una dinámica ágil

-¿Cómo reciben el llamado de alerta?

- Lo hacemos a través de llamadas telefónicas que se reciben a través del número 107. Esta línea de emergencias no cambió. Lo aclaro porque hemos recibido varias consultas por este tema. Con la implementación del Same lo que se modificó es el prestador del servicio. Mucha gente piensa que cambió el número de teléfono con el que se tiene que manejar y no fue así. Antes el servicio lo brindaba una empresa privada, hoy es un servicio público.

-¿Ante qué tipo de eventos hay que llamar al Same?

-El servicio es gratuito y funciona las 24 horas del día los 365 días del año. Funciona para la atención de las urgencias y emergencias médicas, tanto aquellas que ocurren en la vía pública como en domicilio. Esa es la prioridad del servicio del Same. En forma complementaria nosotros también asistimos a otro tipo de eventos, como son las escuelas o domicilios que no son de riesgo inminente; pero la prioridad es la urgencia y emergencia, lo mismo que en algunos eventos deportivos, aunque en este caso son áreas protegidas y el servicio lo brinda otra empresa.

-¿Con cuántas unidades cuenta el Same Pergamino para brindar el servicio?
- Contamos con tres ambulancias. El Municipio las recibió después de firmar el convenio con la Provincia. Son unidades totalmente equipadas. Tienen bolsos de paro, quemados, trauma y parto. Y una de ellas es una unidad de alta complejidad que funciona como una terapia intensiva.

-¿Cómo se estructuró el plantel de trabajo?

-Para la puesta en marcha del sistema se incorporó personal médico, telefonistas, radio operadores y choferes.

-¿Cuántas personas trabajan bajo la órbita del Same?

- El equipo está conformado aproximadamente por 30 personas.

-En el caso de médicos y paramédicos, ¿es personal que ya formaba parte del plantel municipal o fue contratado para la implementación del sistema?

- Contamos con personal que ya reportaba en el Municipio para cubrir los puestos de telefonistas y radio operadores. Son agentes que trabajaban en áreas como el 147. Se hizo una selección interna y se los sumó al equipo del Same. En el caso del personal del área médica y choferes, se incorporaron porque el Municipio no contaba con este recurso humano.

-¿Ha sido difícil armar la estructura operativa para cubrir un servicio que no se detiene nunca?

-Sí. Pero es una problemática compartida por muchos municipios. Es difícil encontrar personal médico para el trabajo específico de la atención en la urgencia que esté capacitado. El equipo médico que formamos es con profesionales que tienen mucha experiencia y esto representa una gran fortaleza.

Con límites precisos

Consultado sobre el alcance de la prestación que brinda el Same, Sibilia remarcó que cubren la totalidad de la accidentología vial que ocurre tanto en el casco urbano de Pergamino como en las rutas que atraviesan la ciudad. Y aclaró: “Lo que no hace el Same es cubrir el servicio en las localidades de campaña”.

Al respecto y en relación con esta prestación que es histórica para el Partido de Pergamino- un municipio que fue pionero en la instrumentación del sistema para poner en un pie de igualdad a los habitantes del radio urbano y de los pueblos en lo que atañe a la atención de las emergencias médicas- señaló que este servicio lo sigue brindando la empresa Medicar, en el marco del convenio vigente sin que nada de esta prestación se haya modificado.

En este punto enfatizó que en la dinámica de funcionamiento del Same, se cuenta con esta firma prestadora del servicio de atención de emergencias médicas como “soporte”. “Ante situaciones que puedan desbordar nuestra capacidad operativa, contamos con la empresa como soporte para determinados auxilios. Y lo mismo puede darse a la inversa, que sea la empresa la que requiera de nuestros servicios ante una eventualidad que se les presente, por ejemplo en alguna localidad. Pero nuestro servicio es en el radio urbano y en rutas”.

-¿Los traslados se hacen al Hospital San José?

- Sí. En el marco del convenio firmado por el Municipio con la Provincia, todos los traslados por los auxilios que realizamos deben trasladarse al Hospital San José. Esto no cambió en relación a cómo venía funcionando la prestación de emergencias. Lo único que hicimos fue consensuar entre el Hospital y Pami que los jubilados que capitan en clínicas pudieran ser trasladados directamente a esos centros privados siempre que hubiera camas disponibles. Llevarlos al Hospital significaba un problema por el tema de las cápitas y en el marco del diálogo pudimos establecer una modalidad para evitar ese inconveniente.

-A nueve meses de la implementación, ¿las necesidades del Same por dónde pasan?

-Creo que tenemos que trabajar mucho en la información a la población y en la concientización para que sepa dónde y cuándo llamar y qué tipo de datos debe proporcionar cuando se comunica con el número de emergencias. Otro aspecto es seguir promoviendo la capacitación continua del personal. En relación a los recursos, las unidades y elementos con los que contamos alcanzan para satisfacer la demanda.

- Desde el punto de vista económico, ¿cómo se sostiene el funcionamiento del Same?

-El convenio que suscribió el Municipio con la Provincia, además de la provisión de las ambulancias totalmente equipadas, incluye un subsidio económico que realiza anualmente al Municipio, es decir que el sistema se sostiene con fondos que vienen afectados y que contempla el pago de recurso humano.

Un cambio de paradigma

Sobre cuál ha sido la principal transformación que generó la implementación del Same en la ciudad, Federico Sibilia consideró que “es importante recalcar que es la primera vez que la Provincia cuenta con un sistema público de atención de emergencias médicas que es gratuito y que brinda a la ciudad la posibilidad de ser parte de un sistema que está interconectado con otros municipio”.

“Esto representa un cambio de paradigma, por cuanto ante diferentes catástrofes o eventos que superen la capacidad operativa, además de trabajar con dinámicas protocolizadas y homogéneas, permite contar con el soporte de otros a partir de formar parte de una red”, enfatizó y recordó que desde el Same Pergamino, en dos oportunidades desde su implementación, fue posible contar con los beneficios de “ser parte de esta red” para resolver situaciones particulares: en una oportunidad fue el traslado de un vecino que había tenido un accidente en otra provincia y en otra un traslado neonatal mediante la utilización de un avión sanitario.

Un desafío personal

El coordinador del Same Pergamino es médico cirujano y su designación como responsable de conducir el sistema desde su faz operativa representó, según confió, “un enorme desafío”.


“Esta es la primera experiencia para todos dentro del sistema, desde los telefonistas hasta los radio operadores y médicos y representa un desafío enorme y asumí con mucho compromiso la tarea de coordinación porque en lo personal y profesional significa para mí un desafío grande”, concluyó.

Entrenamiento y buen uso

El Same interviene ante situaciones de emergencia en las cuales en muchos casos está en riesgo la vida y en función de ello cada agente que reporta en este equipo de trabajo resulta crucial para la prestación de un servicio de calidad. A la par de ello, el uso que la propia comunidad hace del sistema es vital para que no se distorsione su esencia. Same y comunidad operan, en este sentido, como un engranaje complejo en el que cada pieza debe encajar perfectamente para que la dinámica del sistema no se altere y puedan salvarse vidas, principal objetivo de su razón de ser.
-

¿Qué tipo de entrenamiento se requirió para que estos agentes pudieran incorporarse al Same?

-En el caso de los médicos, conformamos un equipo con profesionales que tienen mucha experiencia en la atención de emergencia y están capacitados en la atención prehospitalaria, es decir para estabilizar al paciente en el lugar de la escena y una vez que está estabilizado, poder trasladarlo al Hospital. Esa es una de las fortalezas que tiene el Same Pergamino, el perfil de los profesionales que trabajan bajo su órbita. El sistema hace mucho hincapié en la capacitación continua de los recursos humanos. Antes de la implementación se realizaron jornadas de capacitación y esto se sostiene. Desde el Municipio estamos trabajando mucho para la formación continua, principalmente de los médicos. Ya realizamos varias capacitaciones con la Asociación de Anestesiología en lo que es el manejo de la vía aérea de los pacientes. El mes próximo vamos a realizar una capacitación con una fundación de Rosario que está orientada específicamente a este trabajo y es certificada.

-¿En líneas generales cómo es el uso por parte de la gente?

-No siempre es bien empleado. Los telefonistas reciben muchas llamadas que no corresponden al 107. Son llamados por cuestiones que tienen que ver con la atención al vecino, Defensa Civil o la Policía. Aún no está del todo instalado que el número 107 es para emergencias y urgencias médicas.

-¿Cuál es el principal inconveniente que esto genera?

-Nos suele pasar que el alertante no llama directamente al 107 y por ejemplo llama al 911. Lo que ocurre es que con ese llamado el tiempo empieza a correr y nosotros todavía no estamos enterados de la necesidad del auxilio. Esos minutos son cruciales para salvar una vida. Por eso es muy importante insistir en este tema y remarcar que ante una emergencia médica hay que llamar al 107.

En distintos códigos

Respecto de cuándo debería llamarse al número de emergencias y a qué se refiere el concepto de urgencia o emergencia desde el punto de vista de la salud, Sibilia explicó que “la persona debe llamar ante cualquier evento que ponga en riesgo la vida”. Y describió que tanto la telefonista como el radio operador cuando reciben el alerta “están capacitados para hacer una categorización y un despacho de ese auxilio en base a los datos que se obtengan en ese llamado”.

“Esto se clasifica en: código rojo, que significa riesgo inminente de vida- por ejemplo un infarto-; código amarillo, que indica riesgo de vida pero por situaciones que dan tiempo para la asistencia; y código verde, que es una consulta médica”, especificó.

Asimismo comentó que en base a esa categorización, se le brindan a la persona que llama las primeras indicaciones y se despliega el sistema para que la unidad pueda acudir al lugar del evento con los recursos con los que cuenta.

La mayor dificultad

A juicio del coordinador del Same, una importante dificultad se produce cuando la persona que llama no consigue brindar información precisa sobre el evento o se muestra reticente a brindar esa información. “Esto es vital porque son datos que sirven mucho”, remarcó y opinó que “por eso es fundamental seguir trabajando con la comunidad para concientizar respecto del sistema y de lo crucial que algunos datos resultan, porque son los que nos permiten llegar más eficientemente con la asistencia, en tiempo y forma”.

El Same en datos

De acuerdo con lo señalado por el coordinador del Same Pergamino, el funcionamiento del sistema de atención médica de emergencias ha sido estable desde su implementación. Análisis estadísticos aportados desde la coordinación revelan algunos datos:

# El promedio de auxilios mensuales es de entre 500 y 550 asistencias.
# En nueve meses se han realizado 4.600 auxilios.
# El 75 por ciento de los auxilios ha sido por urgencias y emergencias médicas, clasificadas en código rojo y amarillo.
# Se han realizado atenciones calificadas como código verde, pero han sido la minoría.
# Aproximadamente el 20 ó 25 por ciento de las intervenciones por accidentología vial se da para la atención de eventos que ocurren en el casco urbano de la ciudad. La mayoría de los hechos son por choques entre motos, o accidentes en los que intervienen motos y automóviles.
# El resto de los auxilios se dan por eventos que ocurren en la vía pública o en domicilios y descompensaciones que se producen en ámbitos privados.

Comentarios