• nubes
    13° 11 de Abril de 2021
ramon-carrillojpg

Una mañana de terror en el Centro de Atención Primaria de la Salud del Barrio Güemes

Un hombre ingresó al CAPS, causó varios disturbios y exhibió un arma de fuego, que envolvió en su propia remera y dejó sobre el mostrador de la recepción. Al huir del lugar, el agresor arrojó piedras contra un móvil policial. Está prófugo

Alrededor de las 9:30 hs. de ayer, un móvil policial se dirigió a la esquina de Costa Rica y Deán Funes, en el Barrio Martín de Güemes, en respuesta a una llamada que denunciaba que había disturbios en la zona.

Al arribar al sector los efectivos no detectaron nada fuera de lo normal y cuando se disponían a retirarse recibieron un nuevo llamado en el que les informaban que un sujeto en estado de ebriedad había ingresado al Centro de Atención Primaria de la Salud (CAPS), ubicado en esa esquina, y que estaba ocasionando disturbios.

En ese momento, vecinos de la zona denunciaron a los efectivos que el hombre se había retirado de la sala y escapado a pie por calle Deán Funes, por lo que decidieron seguirlo y aprehenderlo. Pero al acercarse, a aproximadamente 10 metros, el sujeto éste recogió del piso trozos de ladrillo y los arrojó contra el móvil policial, produciéndole algunos abollones y luego volvió a escapar.

Los agentes pidieron refuerzos, continuaron la persecución en el móvil y al circular por calle Pacheco, entre Costa Rica y Deán Funes fueron nuevamente agredidos a pedradas por un grupo de personas.

Los efectivos descendieron del vehículo y realizaron una serie de disparos de arma larga con municiones de goma para dispersar a los agresores, que rápidamente se retiraron del lugar.

En ese momento, la Policía recibió una tercera llamada en la que se les informaba que el sujeto, en aparente estado de ebriedad, había vuelto al CAPS y cuando volvieron al lugar acreditaron que ya no se encontraba allí.

Según pudo averiguar PRIMERA PLANA, en el momento del hecho se encontraban cumpliendo funciones en el Centro de Atención Primaria de la Salud tres enfermeras de 33, 30 y 26 años y una asistente social de 35, quienes declararon que luego de ocasionar los disturbios y fugarse, el sujeto volvió a la sala, exhibió un arma de fuego, se quitó la remera, la envolvió con ella y volvió a huir dejando los elementos sobre el mostrador de recepción.

El hecho fue caratulado como Amenazas Agravadas, Daño y Portación Ilegal de Arma de Fuego y tramita ante la Fiscalía Nº 1, a cargo del Horacio Lasarte.

Si todavía no recibís las noticias de PRIMERA PLANA en tu celular, hacé click en el siguiente enlace https://bit.ly/3ndYMzJ y pasarás a formar parte de nuestra base de datos para estar informado con todo lo que pasa en la ciudad y la región.