• cielo claro
    24° 24 de Febrero de 2020
walter-y-augusto-fernandez-minjpg

Augusto Fernández confesó que no volverá al fútbol argentino por pedido de su papá y Walter explotó de orgullo: “Crack dentro y fuera de una cancha”

El futbolista pergaminense reveló que pensaba regresar a jugar a algún equipo del país y que “estaba bastante seguro de hacerlo, pero es algo que él me dijo y voy a cumplirlo”. También sostuvo que “si bien amo el fútbol, no lo disfruté, pero no me arrepiento de nada”

Mientras Óscar García Junyent, entrenador del Celta de Vigo, pide a los gritos a Augusto Fernández como refuerzo, el pergaminense descansa en la Capital Federal.   Algunos medios ya fueron por él y otros esperan poder entrevistarlo. Uno de ellos fue el periodista Diego Morini, de La Nación, quien ayer publicó una extensa y exquisita entrevista.

En un segmento de la nota, el volante de Beijing Renhe de China, reveló que "vine a la Argentina para estar cerca de mi papá, que está con algunos problemas de salud. Está luchando como lo hace mucha gente. Tiene un cáncer en la sangre, que es mieloma múltiple, entonces tiene que enfocarse en su recuperación. A él lo afecta mucho cuando escucha que critican o que dicen cosas sobre lo que hago bien o mal. Entonces, fue un pedido específico de mí papá que no vuelva al fútbol argentino. Lo pensaba, estaba bastante seguro de hacerlo, pero es algo que él me dijo y voy a cumplirlo. A mí no me preocupa lo que digan de mí, pero a mi viejo no le hace bien".

Y ayer, en las redes sociales, su papá Walter, exarquero y también entrenador de fútbol, escribió "hermosa nota. Extensa pero con todos los temas; orgullo me dá leer que mi hijo conserva su humildad, su espíritu de familia, sus ganas de pelear como siempre en su vida, de crecer como persona, en fin…poco objetivo puedo ser. A Jesús, gracias por acompañarlo durante toda su carrera y su vida. Y a nosotros, los que como familia íntegra que alguna vez fuimos, mamá, papá, hermanos, abuelos, hemos podido en algo haberlo ayudado con sacrificio: Grande crack, dentro y fuera de una cancha".

Augusto, hijo también de Julia; hermano de Leandro y Valentín; esposo de Jesica y papá de Benjamín, Ambar y Zoe, mantiene la esencia de nuestra ciudad, donde todavía permanece su Fiat 600 adquirido con sus primeros ingresos de River Plate. "Ahora me tomo todo con más calma. Siempre fui muy exigente con mi rendimiento. Primero lo tomé como una virtud, porque me ayudó, como no soy un virtuoso, a superarme a cada paso y cumplir mis objetivos. Pero también lo padecí mucho. Pocas veces disfruté el fútbol, te diría que nunca. Porque en un entrenamiento si me toca estar impreciso, me volvía a mi casa y me comía la cabeza. Quería que llegué el otro día para cambiar esa sensación. Esas cosas me privaban de poder disfrutar. De grande aprendí a relajarme, me gusta leer, me enganché mucho con el coaching, con el liderazgo, cómo funcionan las emociones, cómo se desarrolla el pensamiento. Estoy aprendiendo mucho. Si bien amo el fútbol, no lo disfruté, pero no me arrepiento de nada. Tengo la misma pasión, pero con calma", reveló el exSelección Argentina.

"Ante todo soy realista, respecto a lo que pide la selección de la Argentina y soy realista sobre lo que yo hice en el último tiempo”, dijo sobre el combinado nacional. "Me produce melancolía -siguió-, algo de nostalgia. Pienso que estuve con esa camiseta, que jugué un Mundial, una Copa América y me da también orgullo. Porque yo no fui nunca un distinto o un crack, todo me ha costado, lo que logré es en base al esfuerzo y la voluntad. Lo mío fue mucho remo. Pero soy realista que es un recuerdo, hoy no me considero que puedo estar en la selección y en especial porque me fui dos años al fútbol chino que te aleja de ese radar. Si me quedaba en el Atlético de Madrid quizá era diferente la situación. Pero ojo, si yo ahora firmo con algún equipo que participe en una liga competitiva, me siento bien y me reencuentro con lo mejor de mi juego, la ilusión va a estar ahí nuevamente”.

Augusto Fernández, que el próximo 10 de abril cumplirá 34 años, precisó que China “es algo opuesto a todo lo que uno está acostumbrado y es apuesta a nuestra cultura. Y no se trata por haber ido de la Argentina directamente hacia allá, sino que la experiencia la hice después de vivir en España muchos años y eso ya comienza a cambiarte culturalmente. Es un país distinto, una región súper poblada, realmente imponente. Yo estaba en Beijing que son 26 millones de habitantes, es una locura”. En la nota también sostuvo que “puedo decir que siempre lo que me propuse casi siempre lo logré. Yo me fui a los 11 años a la pensión de River, recuerdo que llegué, miré el estadio y lo primero que me dije internamente fue ‘ahí voy a jugar yo’. Algunos nacen crack y está el resto, que tenemos voluntad, estabilidad emocional, porque en el camino hay muchos golpes y son muchos los que compiten por llegar a lo mismo. El que más regular es, porque tenés que ser regular, porque no sirve si de 10 partidos dos jugás bien y los demás no le das una pelota a un compañero. Y yo siempre fui de sobreponerme a los golpes. No me sorprende, porque me conozco. Por eso me inquieto cuando vivo algo con pasión o determinación. Ahora necesito ese cosquilleo y que me puteen un ratito”.

Si todavía no recibís las notificaciones de PRIMERA PLANA, mandanos un Whatsapp al 2477.506005 con la palabra ALTA y pasarás a formar parte de nuestra base de datos. ¿Más fácil? Hacé click en el siguiente enlace http://bit.ly/2tCrZxJ.