• cielo claro
    10° 20 de Septiembre de 2020
domenech-1jpg

Todos hablan de él

Por qué Alfonso Domenech es un hito para el automovilismo argentino, para el nuestro, pero no todos lo notan aún.

El martes 10 de diciembre, a 48 horas de ganar una de las carreras más impresionantes de los últimos años en el automovilismo argentino, Alfonso Domenech contaba a través de sus redes sociales cómo era el día a día de quien el domingo 8 de diciembre de 2019 pasadas las 14.30 se consolidaba, sin lugar a dudas, como el mejor volante contemporáneo nacido en nuestras tierras. Los más memoriosos sólo podrán ponerle como punto de comparación al inmenso Jesús Ricardo Iglesias, el que desde su Urquiza natal pisó el acelerador a fondo para llegar a la Fórmula 1 Internacional (sí, a la máxima), pero claro eran otros tiempos.

El camión inerte esperando ser descargado en el puerto y la soledad de la selfie, eran un contraste violento a los flashes y micrófonos que rodearon al campeón cuando aún las gotas de champagne sobrevolaban sobre su humanidad.

Es difícil notar para cualquier habitante del mundo cuando la historia está marcando un hito que se recordará por siempre. Domenech es un hito para el automovilismo argentino, para el nuestro, pero no todos lo notan aún.

Veamos. Luego de ganar múltiples campeonatos de karting en forma consecutiva, llegó la chance de correr a nivel nacional en la Clase 2 del Turismo Nacional. Tras adquirir la experiencia necesaria, el 20 de noviembre de 2016, hace apenas tres años, se coronó campeón de la divisional menor sin ganar ninguna competencia, fue a pura regularidad y cuidado como se alzó con el título de Campeón Argentino, distinción que un pergaminense no ostentaba desde que el bueno de Jesús Ricardo Iglesias lo hiciera por última vez en 1959 al comando de un Fórmula Libre.

El salto a la categoría mayor fue necesario y al igual que en su primer entré en el TN, hizo la experiencia inevitable aún sabiendo que estaba en la cima y contemplando a las grandes estrellas del automovilismo nacional con sus presupuestos inimaginados, corriendo, peleando y ganando de igual a igual. Pero sin dudas el tiempo transcurría y eran necesarias las confirmaciones.

El ansiado triunfo

En 2019 inició el año con buenas perspectivas, algunas complicaciones presupuestarias lo obligaron a cambiar de equipo y a pesar de no ser el piloto principal sacó a relucir su talento para llegar a la cima del campeonato de la máxima divisional del Turismo Nacional. Cuando todo parecía dispuesto para un gran año, la billetera dijo basta y se bajó de la competencia. Sólo una fecha de a pie y apareció la gran chance de incorporarse bajo el padrinazgo del experimentado Ernesto "Tito" Bessone en el Toyota Team con un Corolla asistido por Pablo Arana y Esteban Pou.

En el futuro cercano, Alfonso Domenech puede ser campeón del TN, sin lugar a dudas. El desafío ahora lo tiene fuera de las pistas, allí ya demostró que está a la altura. Fuera del asfalto, cuando se saca el casco, las cosas no dependen exclusivamente de él y reunir el presupuesto es una tarea engorrosa. Las empresas de la ciudad tienen una gran oportunidad de acompañar a este iluminado del volante y seguramente verán sus marcas en la cima junto a él, porque no hay dudas que está destinado a consagrarse: "Alfonso puede pelear el campeonato, él se tiene mucha confianza, está listo para hacerlo en el TN y cualquier categoría del país. El TN es lo más difícil porque tiene grandísimos pilotos, faltan dos o tres para que estén los mejores de Argentina. Ojalá pueda reunir el presupuesto para estar relajado y pensar exclusivamente en cada carrera" dijo Ernesto "Tito" Bessone, el último viernes en el programa Kairós que se emite por RADIO MÁS (FM 106.7).

El 1 de septiembre debutó con el equipo en Termas de Río Hondo fue el mejor y cuando estaba por largar la final en la primera fila, se rompió la caja y no pudo iniciar. La revancha llegó el 29 de septiembre en Videma, inolvidable e inigualable la primera victoria contundente a nivel nacional para quebrar la racha y para demostrar el equipo que no se habían equivocado al confiar en su talento.

Pergamino en el 1

Pocos pergaminenses habían tenido la posibilidad de saciar su sed de gloria en las prestigiosas divisionales del Turismo Nacional; en 2001 Ignacio Cordich ganaba una carrera de Clase 2, muy emotiva con roces incluídos en el circuito de Pigüé.

"En lo personal ganar en el TN fue tocar el cielo con las manos, pensé que luego de eso se me iban a abrir las puertas, pero no sucedió no tuve apoyo económico y me quedé con esa espina de saber que pude haber estado a la altura. No obstante ganar fue  un momento único que sólo lo entiende quien lo vive”, dijo Nacho Cordich rememorando aquel momento. Y además explicó que Alfonso “Como piloto se pudo sacar la presión de ganar hace un tiempo y ojalá tenga la suerte de poder estar corriendo sin estar peleando con el tema de la plata, en éste automovilismo que ha dado un vuelco increíble para ese lado. Condiciones de manejo le sobran y ojalá no nos quedemos con que tenía un gran talento, espero que llegue el apoyo para que pueda seguir dándonos alegrías".

Antes había sido Raúl Sinelli otro de los ganadores del TN, en la primera fecha de 1989 en la Clase 4 en Buenos Aires; y en Marcos Juárez en el mismo año. Muy allegado a Alfonso y siempre dispuesto a darle una mano, recordó aquel momento al decir que "había corrido unas carreas en fórmula y Eduardo Solmi y Gastón Clement me dieron la posibilidad de correr la coupé Sierra en la que obtuve mi primer triunfo en Buenos Aires, algo que era muy importante por todo lo que significaba ese circuito".

Reflexionando sobre Domenech, quien también ganó en TC en dos ocasiones indicó "el primer día que lo vi en karting noté que era un chico diferente, si largaba primero les sacaba medio circuito, si largaba último les ganaba igual, es de esos corredores que siempre tienen algo más".

Raúl que además tiene una amistad con Tito Bessone lo acompañó en su debút en Termas y nos explicó que felicidad de todo el equipo al ver que en clasificación estaba peleando el 1. "Siempre fue protagonista en la C3, hasta cuando subió al Alfa Romeo que estaba parado desde hacía un año peleó adelante. Pensemos que ahora corrió 5 con el Toyota y en las dos que pudo terminar la carrera lo hizo ganando, la efectividad es impresionante".

Finalmente Sinelli explicó que la carrera de San Nicolás tuvo cuestiones puntuales que la destacan del resto "el TN es muy al límite, y Alfonso sabe hacerlo, si esa carrera hubiese sido la segunda del año los bajaban a los tres, pero como ninguno peleaba el campeonato los dejaron dar espectáculo, y fue un carrerón que ganó por mérito propio. Pensemos también que les está ganando a profesionales que amanecen con un nutricionista, entrenan en karting, hacen muchas horas de simulador, gimnasio y muchas cosas más, Alfonso ganó el domingo, fue a la tele el lunes y el martes estaba en el puerto esperando para descargar su camión".

La historia vieja, dice que Héctor Farina, también fue ganador en la Vuelta del Noroeste en Tucumán (Campeonato ACA) dentro de la Clase C en 1978. Y más atrás en el tiempo, el colega Roberto Ostoich recuerda que Rubén Vila ganó una etapa de un GP con un Valiant en 1965; y que Caíto Iglesias se había impuesto en otra competencia corrida en nuestra ciudad, pero sin puntos.

La gloria

El año parecía salvado, pero no. El presupuesto otra vez apretó en la última del año y tal como lo expresó Bessone estuvo a punto de no correr: "Hubo un esfuerzo familiar muy importante para que pudiera estar presente, por eso el triunfo también tiene otro valor. Tenía dos posiciones perdidas y lo pudo revertir, eso en el automovilismo actual es casi imposible; sin dudas fue la carrera más linda del año".

Alfonso tuvo un fin de semana glorioso en San Nicolás el domingo 8 de diciembre. Peleó con profesionales que son la élite del automovilismo argentino y comenzó a construir en torno a su figura un mito que guarda algo de nostalgia, la de los corredores de antes que se subían al auto sólo para correr, los que tenían ese fuego sagrado que marca una distancia clara con el resto de los mortales que sólo nos atrevemos a ver desde detrás del alambre lo que hacen quienes tienen un talento indescriptible.

"Cuando uno está dentro de la pista ve algunos pilotos que hacen maniobras justas, que usan el camino necesario, yo tuve la oportunidad de compartir pista con Alfonso y me di cuenta que sabía cómo y por dónde llevar el auto. Ganó dos carreras con mucha lucha de igual a igual con grandes pilotos como Urcera en la primera, Santero y Chapur que son dos pilotos que están en el top del automovilismo argentino todos muy profesionales que tienen ventajas por su dedicación exclusiva, sin embargo él hace que en la pista eso no se note. Es muy tranquilo, pero también es muy combativo por eso salieron las maniobras que salieron", lo dijo Bessone el ocho veces Campeón Argentino.

Así comienza a gestarse la idolatría, con reacciones espontáneas de la gente.

Si todavía no recibís las notificaciones de PRIMERA PLANA, mandanos un Whatsapp al 2477.506005 con la palabra ALTA y pasarás a formar parte de nuestra base de datos. ¿Más fácil? Hacé click en el siguiente enlace http://bit.ly/2tCrZxJ.

Si todavía no recibís las noticias de PRIMERA PLANA en tu celular, hacé click en el siguiente enlace https://bit.ly/2XQOP1I y pasarás a formar parte de nuestra base de datos para estar informado con todo lo que pasa en la ciudad y la región.