• cielo claro
    14° 19 de Octubre de 2018
pablo-carrasco2jpg

La otra historia de Pablo Carrasco: una lucha contra la corrupción de más de 15 años

El concursante del programa "La Voz Argentina" habló con PRIMERA PLANA sobre todas las dificultades que afrontó junto a su familia tras el accidente sufrido hace 16 años durante un procedimiento policial: “Esta es la parte triste de mi vida, en este momento estoy feliz de estar en La Voz porque fui a buscar trabajo, literalmente." La Lucha por su retiro en y por acto de Servico

Pablo nunca soñó vivir lo que está viviendo. Miles de pergaminenses agolpados en la puerta de su casa para sacarse una foto y lograr aunque sea cruzar un saludo con él. Notas en todas las radios de la ciudad y en diversos medios de todo el país. Un profeta en su tierra. Sin embargo, pero pocos conocen la dura lucha legal que está dando luego del accidente que sufrió durante un operativo en octubre del 2002: “tengo todas las pruebas de que soy víctima de corrupción policial.” Nunca pensó encontrarse con el sueño que está viviendo, pero tampoco pensó que iba a ser parte de una pesadilla que lleva más de 15 años.

VER NOTA RELACIONADA: La historia de Pablo Carrasco, el pergaminense que brilló en el debut de "La Voz Argentina"

El cantante pergaminense, en un mano a mano con PRIMERA PLANA aseguró que solo quiere cobrar el dinero justo tras lo que le sucedió para poder vivir tranquilo y asegurarle un futuro a sus hijos. “No quiero retroactivo, no me interesa ser millonario, es mucha plata, hoy en día como está el país a mí no me interesa.”

En la causa de Carrasco figuran muchas contradicciones y datos incorrectos. Uno de los ejemplos más notorios tiene que ver con el diagnóstico de su discapacidad: mientras los médicos del Juzgado Federal confirmaban un 80% de discapacidad, los de la Policía Federal Argentina aseguraban que se trataba de un 38%. Según el pergaminense, "este ensañamiento" tiene relación directa con una denuncia que él realizará en perjuicio de uno de sus jefes.

El día del accidente

El ex oficial de la PFA había estado 48 hs en servicio y rememora: “yo no tenía que ir porque no estaba en brigada, entonces el jefe este que estaba, supuesto amigo, me lo pidió de gauchada, me dijo 'yo necesito que vos vayas porque sos de confianza'. Había que hacer ocultaciones y la orden era del Juzgado Federal de San Nicolás porque había varios robos en INTA. Voy esa noche y veo movimiento; cuando intentó cruzar para llegar a agarrarlo no vi la alcantarilla y me caí en el pozo, no me acuerdo más nada, lo cuento porque me lo contaron.”

Pese a estar en un estado total de inconsciencia, dos de sus compañeros lo llevaron a su casa. Su mujer recuerda “me lo dejaron en el living de casa y él no me podía contar que le había pasado”, recién al otro día ella lo llevó al nosocomio local con nauseas, vómitos, dolores de cabeza y la espalda mal herida. Desde allí, inmediatamente lo trasladaron al Hospital Churruca donde se atiende a los oficiales de la PFA: “Yo tengo las pruebas suficientes para demostrar que la policía me hizo abandono de persona, porque en el Churruca no me atendieron, ni saben que tengo el neuro estimulador.” 

Pablo fue sometido a varias operaciones y actualmente tiene un dispositivo neurotransmisor con el que disminuye el dolor de su espalda y piernas considerablemente.

Más irregularidades

Según figura en su expediente al que tuvo acceso PRIMERA PLANA, el 31 de diciembre del 2002 Pablo Carrasco ascendió a Cabo Primero, siendo que en octubre de ese mismo año había sufrido el accidente que casi lo deja paralítico. De esta manera queda expuesto que ni desde la Delegación Pergamino ni desde Hospital Churruca se había informado sobre el estado del ex oficial.

Lo mismo sucede con las licencias solicitadas durante los meses posteriores al accidente, ya que en su legajo comienzan a figurar las mismas a partir del 14 de marzo de 2003 siendo que a partir del mismo día de lo ocurrido Carrasco no volvió a estar en actividad (5 meses antes). Dos de sus compañeros de la policía declararon ante el Juez Federal que su colega no había vuelto a trabajar, sin embargo el sistema al que se enfrenta el pergaminense pareciera ser una máquina aceitada en busca de la obstaculización de su pensión. 

La forma para acceder a la mayor cantidad de los tratamientos a los que se sometió fue apelando a la obra social de su mujer que es docente jubilada, por lo que IOMA fue la prepaga que lo asistió a lo largo de los años.

“Yo salgo a buscar trabajo con la música porque no tengo  lo que me corresponde, yo tengo una discapacidad de casi un 80 por ciento y no me da trabajo nadie, presenté curriculum en distintos lugares de Pergamino y no me dan trabajo” le reconoce con un tono de tristeza el exoficial a PRIMERA PLANA.

Para finalizar, Pablo Carrasco remata: “Esta es la parte triste de mi vida, en este momento estoy feliz de estar en La Voz porque me fui a buscar trabajo literalmente, pero esto tengo que cerrarlo en algún momento de mi vida”

Estás son solo algunas de las irregularidades que tiene el proceso de petición de retiro luego de lesionarse en un acto de servicio y las distintas forma de deslegitimar el reclamo de este hombre que hace 16 años no deja de luchar por lo que cree justo para él y su familia.

Hoy, su gran aparición en la pantalla chica y la repercusión de su historia puede ayudar a cerrar una parte dolorosa de su vida.

Si todavía no recibís las notificaciones de PRIMERA PLANA, mandanos un Whatsapp al 2477.506005 con la palabra ALTA y pasarás a formar parte de nuestra base de datos. ¿Más fácil? Hacé click en el siguiente enlace http://bit.ly/2tCrZxJ.